Search

close   X

El control del azúcar en sangre cuando su hijo tiene una diabetes tipo 1

Controlar el azúcar en sangre significa mantener las concentraciones de azúcar en sangre de su hijo dentro de unos márgenes saludables: ni demasiado altas mi demasiado bajas. El equipo médico que lleva a su hijo, lo llamará "controlar su diabetes".

La concentración de azúcar en sangre es la cantidad de glucosa que contiene la sangre de una persona. La glucosa es un azúcar que procede de los alimentos que comemos, y también se forma y se almacena dentro del cuerpo. Es la principal fuente de energía de las células corporales y llega a todas ellas a través del torrente sanguíneo.

¿Por qué el azúcar en sangre debe estar dentro de unos márgenes saludables?

Mantener el azúcar en sangre dentro de unos márgenes saludables ayudará a su hijo a tener más energía y a crecer bien. También lo ayudará a prevenir posibles problemas de salud en el futuro.

¿Qué puede ocurrir si el nivel de azúcar en sangre está demasiado alto o demasiado bajo?

Incluso aunque usted siga a la perfección el plan de control de la diabetes de su hijo, midiéndole el azúcar en sangre con cuidado, su hijo podrá seguir teniendo concentraciones altas o bajas de azúcar en sangre de vez en cuando. Por ejemplo, comer más de la cuenta un día de fiesta o hacer más o menos deporte que de costumbre puede cambiar la concentración de azúcar en sangre de una persona. 

Cuando el azúcar en sangre de una persona baja demasiado, esto se conoce como hipoglucemia. Necesita tratamiento inmediato. Cuando el azúcar en sangre sube demasiado, recibe el nombre de hiperglucemia. Una hiperglucemia no tratada se puede convertir en una cetoacidosis diabética, que también requiere tratamiento inmediato. Pregunte al equipo médico que lleva la diabetes de su hijo en qué consisten estos problemas y en qué signos o síntomas se debería fijar para detectarlos. 

Mantener el azúcar en sangre dentro de unos márgenes saludables ayuda a su hijo ahora y en el futuro. Si se mantienen estables las concentraciones de azúcar en sangre de su hijo, será menos probable que desarrolle problemas de salud durante la adolescencia y la etapa adulta. 

Acuda al equipo médico que lleva a su hijo en busca de apoyo. Ellos lo ayudarán a mejorar sus habilidades y a adquirir una mayor seguridad a la hora de controlar la diabetes de su hijo. 

¿Qué puede afectar a la concentración de azúcar en sangre?

Hay muchas cosas que pueden influir en la concentración de azúcar en sangre. Algunas de ellas son difíciles de controlar, como la enfermedad, el estrés y las hormonas. Hay otras que usted y su hijo pueden aprender a controlar, como lo que come, sus medicamentos y el ejercicio físico que hace. El equipo médico que lleva la diabetes de su hijo hablará con usted a menudo sobre esto.

  • Los alimentos. Los hidratos de carbono de los alimentos que comemos elevan de manera natural el azúcar en sangre. Por lo tanto, el tipo de alimentos y las cantidades de los alimentos que come su hijo pueden marcar la diferencia. El equipo médico que atiende la diabetes de su hijo le dará recomendaciones sobre comidas y tentempiés para ayudarlos a conseguirlo.
  • Insulina. Los medicamentos para la diabetes, como la insulina, que hacen bajar la cantidad de azúcar en sangre, también afectan la concentración de azúcar en sangre. Usted aprenderá a equilibrar sus efectos con los de los alimentos que come su hijo. El equipo médico que lleva a su hijo le enseñará a usar la insulina, y le indicará cómo y cuándo reajustar sus dosis. 
  • Ejercicio físico. Mantenerse activo es estupendo para los niños con una diabetes tipo 1. El ejercicio físico baja el azúcar en sangre y mantiene en forma a los niños. Averigüe, preguntando al equipo médico que lleva a su hijo, la mejor manera de mantenerlo activo y conseguir que sus concentraciones de azúcar en sangre se mantengan los más estables posible. 

Encontrar el equilibrio adecuado entre lo que se come, los medicamentos y el ejercicio físico puede parecer un complicado malabarismo al principio. Pero seguro que encontrará la manera de lograrlo. 

¿Cómo se mide la concentración de azúcar en sangre?

Las concentraciones de azúcar en sangre de su hijo indicarán lo bien que está funcionado su plan de control de la diabetes. Hay dos maneras de medir el azúcar en sangre:

  • Azúcar en sangre diario. Son las mediciones que se toman a lo largo del día, generalmente usando un medidor de glucosa o glucómetro. Si su hijo lleva puesto un monitor continuo de glucosa, usted puede ver sus concentraciones diarias de azúcar en sangre en la pantalla en cualquier momento. 
  • Azúcar en sangre a lo largo de los últimos meses. Cada pocos meses, usted y su hijo visitarán al equipo médico que atiende su diabetes. Ellos pedirán que se haga la prueba de la hemoglobina glicosilada (abreviada como HbA1c) . Sus resultados indicarán con qué frecuencia los valores de glucosa de su hijo estuvieron fuera y dentro de los márgenes saludables durante los 2–3 meses inmediatamente previos a la prueba. 

En las revisiones regulares que le hagan a su hijo, su equipo médico comentará los resultados obtenidos y se encargará de ir actualizando el plan de control de la diabetes de su hijo de ser necesario. 

¿Cómo puedo ayudar a controlar la concentración de azúcar en sangre de mi hijo?

Mantener las concentraciones de azúcar en sangre dentro de unos márgenes saludables pude ser un verdadero reto al principio. Pero, con el tiempo, usted y su hijo acabarán sabiendo gestionar bien y juntos su diabetes. 

He aquí algunos consejos: 

  • Aprenda cuanto pueda sobre la diabetes y el plan de control de la diabetes de su hijo. Usted puede preguntar al equipo médico que lleva a su hijo cualquier duda o pregunta que tenga. Ellos lo quieren ayudar y responderán con ganas a todas sus preguntas. 
  • Mida la concentración de azúcar en sangre de su hijo y dele sus medicamentos. Mida el azúcar en sangre de su hijo con frecuencia. Asegúrese de que su hijo se inyecta la insulina o toma otros medicamentos para la diabetes tal y como se los hayan recetado. 
  • Siga el plan de alimentación de su hijo. Ofrézcale comidas y tentempiés compatibles con su plan de alimentación, y céntrese en dejarle escoger entre opciones saludables. 
  • Favorezca el ejercicio físico y el movimiento en su hijo. Anime a su hijo a hacer ejercicio físico con regularidad. 
  • Lleve a su hijo a sus revisiones regulares. Asegúrese de que su hijo se somete a todas las revisiones que tenga programadas con su equipo médico. 

Crear hábitos y rutinas saludables junto con su hijo ayudará a mantener su diabetes bien controlada. El esfuerzo que usted haga ayudará a mantener sano a su hijo.