Search

close   X

Síndrome metabólico

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico es un conjunto de problemas que exponen a algunos niños a partir de los 10 años de edad al riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2 cuando se conviertan en adultos. Estos problemas son:

  • cantidad excesiva de grasa abdominal (cintura muy ancha)
  • tensión arterial elevada (hipertensión)
  • triglicéridos altos
  • bajo colesterol de alta densidad (HDL, "el colesterol bueno")
  • azúcar en sangre elevado

Causas del síndrome metabólico

El sobrepeso es la principal causa de que las personas desarrollen un síndrome metabólico. Tener sobrepeso u obesidad causa resistencia a la insulina. Normalmente, la insulina ayuda a que la glucosa entre en las células del cuerpo. La resistencia a la insulina ocurre cuando el cuerpo no responde bien a la insulina, haciendo más difícil que la glucosa entre en las células. La resistencia a la insulina y la inflamación se añaden a los problemas asociados al síndrome metabólico. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de metabólico? 

Las personas con síndrome metabólico pueden tener:

  • índice de masa corporal (IMC) y una cintura muy ancha
  • los resultados de los análisis de sangre muestran triglicéridos altos, HDL bajo, o azúcar en sangre alto en ayunas
  • acantosis pigmentaria (o acantosis nigricans). Este oscurecimiento de la piel en pliegues y arrugas, como en el cuello y las axilas, es un signo de resistencia a la insulina.

Otros problemas médicos asociados al síndrome metabólico y a la obesidad son los siguientes:

  • hígado graso
  • síndrome de ovario poliquístico
  • apnea obstructiva del sueño

¿Quién puede desarrollar un síndrome metabólico? 

Algunas personas de peso normal pueden tener hipertensión arterial (tensión arterial alta), diabetes y enfermedades cardíacas. Pero la mayoría de las personas con síndrome metabólico tienen sobrepeso. En los niños, conforme aumenta la obesidad, el síndrome metabólico se vuelve más probable.

La obesidad y los problemas asociados al síndrome metabólico se tienden a dar por familias. Otras cosas que exponen a las personas a desarrollar un síndrome metabólico son las siguientes:

  • no estar activo físicamente
  • una dieta rica en hidratos de carbono 
  • fumar

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

Los médicos pueden sospechar un síndrome metabólico si una persona con sobrepeso u obesidad tiene acantosis pigmentaria y/o antecedentes familiares de diabetes o enfermedades cardíacas. Los médicos pueden:

  • calcular su índice de masa corporal (IMC) y medirle la cintura.
  • tomarle la tensión arterial
  • mandarle análisis de sangre, que incluya un panel lipídico, una prueba de la glucosa, y/o de la hemoglobina A1c 

Puesto que el síndrome metabólico y la obesidad tienden a ir mano a mano, los médicos pueden pedir más pruebas para estudiar otros problemas de salud relacionados con el exceso de peso, como el hígado graso, el síndrome de ovario poliquístico y la apnea.

¿Cómo se trata el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico se trata haciendo cambios saludables en el estilo de vida. Perder peso puede aportar enormes mejoras en la tensión arterial, el azúcar y los lípidos en sangre.  Enlentecer el índice de ganancia de peso o mantener el peso en los niños que están creciendo también puede ayudar. 

Las familias pueden trabajar con el profesional de la salud que lleva a su hijo, un dietista y/o un programa de control de peso para crear unos hábitos familiares saludables. Entre estas recomendaciones, se incluyen las siguientes:

  • limitar la comida basura y las bebidas azucaradas. 
  • comer más frutas y verduras
  • escoger cereales integrales 
  • reducir el tiempo que se pasa delante de pantallas
  • ser más activos físicamente
  • no fumar

Cuando los cambios en el estilo de vida no bastan, los niños pueden necesitar tratarse los problemas médicos, como la hipertensión. Los médicos pueden recomendar cirugía para perder peso a aquellos adolescentes con síndrome metabólico y obesidad grave que no respondan positivamente a los cambios en el estilo de vida.