Search

close   X

Paperas

¿Qué son las paperas?

Las paperas son una infección provocada por un virus. Puede afectar a muchas partes del cuerpo, pero se conoce mejor porque causa inflamación de las glándulas parótidas. Estas glándulas, que producen saliva, se encuentran a la altura de la parte inferior de las orejas y alrededor de la articulación de la mandíbula. 

Las paperas solían ser una enfermedad frecuente en la infancia en Estados Unidos, sobre todo en niños de 5 a 9 años de edad. En la actualidad, es mucho menos frecuente, gracias a la vacuna de las paperas

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las paperas? 

Muchos niños no presentan síntomas cuando contraen las paperas o presentas síntomas muy leve similares a los de un resfriado. Los que presentan síntomas pueden:

  • tener fiebre
  • tener dolor de cabeza
  • perder el apetito
  • sentirse cansados, con dolores musculares o malestar general

En un plazo máximo de un par de días, las parótidas se les hinchan y les duelen. Esto hace que los mofletes se les vean hinchados. El dolor aumenta cuando el niño traga, habla, mastica o bebe bebidas ácidas (como el jugo de naranja). Una o ambas glándulas parótidas se pueden inflamar. A veces, una parótida se inflama pocos días antes que la otra. 

Raramente, las personas con paperas también pueden presentar:

  • encefalitis o meningitis
  • orquitis (inflamación de los testículos) 
  • ooforitis (inflamación de los ovarios)
  • pancreatitis (inflamación del páncreas)
  • pérdidas auditivas

¿Las paperas son contagiosas?

Las paperas son contagiosas. Se contagian a través de pequeñas gotas de líquido que expele la gente que ha contraído el virus al estornudar, toser, hablar o reír. Entrar en contacto con objetos usados por personas infectadas, como pañuelos sucios, pajitas o vasos, también puede trasmitir el virus. Si los afectados no se lavan las manos, cualquier superficie que toquen puede trasmitir el virus de las paperas a las personas que la toquen. 

Alguien con paperas es más contagioso desde 2 días antes de que le empiecen los síntomas hasta 5 días después de que desaparezcan. Cualquier persona que contraiga la infección puede trasmitir la enfermedad, incluso aunque no presente ningún síntoma. 

¿Quién puede desarrollar paperas?

Las paperas afectan más a menudo a niños en edad escolar y a estudiantes de universidad. Los brotes son raros, pero pueden ocurrir. Un brote consiste en que mucha gente de la misma área contrae la misma enfermedad. Los expertos están estudiando por qué sigue habiendo brotes y cómo prevenirlos. 

La mayoría de las personas que tienen las paperas nunca las vuelven a contraer. 

¿Cómo se diagnostican las paperas?

Llame al médico si su hijo presenta cualquier síntoma de las paperas o se ha relacionado con alguien que tenía paperas. Es posible que el médico le dé instrucciones antes de ver a su hijo en la consulta para proteger a otros pacientes del virus. 

El médico explorará a su hijo, preguntará por sus síntomas y comprobará si su hijo se puso la vacuna de las paperas. A veces, los médicos envían a un laboratorio una muestra de saliva o de sangre para que la analicen. 

¿Cómo se tratan las paperas?

No existe un medicamento específico para tratar las paperas. Para ayudar a aliviar los síntomas:

  • Dé a su hijo abundantes líquidos y alimentos blandos que sean fáciles de masticar. No le dé a su hijo jugo de frutas ácidas (como los cítricos: naranja, limón o pomelo) porque le puede empeorar el dolor de las parótidas. 
  • Si su hijo se encuentra mal, dele medicamentos para bajarle la fiebre y/o para aliviarle el dolor, como el paracetamol o el ibuprofeno. No dé nunca aspirina (u otro medicamento que contenga salicilatos) a un niño que tenga una enfermedad vírica, porque su uso se ha asociado al síndrome de Reye
  • Alivie la inflamación de las parótidas con compresas calientes o frías (lo que le vaya mejor). 
  • Ayude a su hijo a descansar mucho. 
  • Los niños con paperas se deben quedar en casa durante 5 días desde el inicio de la inflamación de las glándulas parótidas. Pregunte al médico de su hijo sobre cuándo puede volver a ir a la guardería o a la escuela. 

Las paperas están causadas por un virus, por lo que no se pueden tratar con antibióticos. Los antibióticos solo sirven para tratar infecciones bacterianas. 

¿Cuánto tiempo duran las paperas?

La mayoría de los niños con paperas se recuperan por completo al cabo de unas 2 semanas. 

¿Se pueden prevenir las paperas?

La mejor manera de proteger a su hijo es asegurarse de vacunarlo contra las paperas. 

A la mayoría de los niños, les ponen la vacuna de las paperas como parte de la triple vírica (una vacuna contra el sarampión, la rubéola y las paperas). Esta vacuna se pone cuando el niño tiene entre 12 y 15 meses de edad y, de nuevo, entre los 4 y los 6 años. 

A veces, algunas personas contaren las paperas a pesar de haberse vacunado. Pero sus síntomas son mucho más leves que las paperas que habrían contraído si no se hubieran vacunado. 

Durante un brote de paperas, los médicos pueden recomendar más vacunas de la triple vírica a quienes tengan más probabilidades de desarrollar paperas. El médico de su hijo dispondrá de información más actualizada al respecto.

¿Cuándo debería llamar al médico?

A veces, las paperas pueden causar problemas muy poco probables pero graves. Llame al médico de inmediato si su hijo tiene paperas y:

  • tiene un fuerte dolor de cabeza
  • tiene rigidez en el cuello
  • tiene convulsiones 
  • está muy adormilado o somnoliento
  • tiene cambios en el nivel de conciencia (desmayo)

Fíjese también en el dolor abdominal. Puede ser un signo de problemas en el páncreas, tanto en los niños como en las niñas, o en los ovarios en las niñas. En los niños, esté pendiente de la fiebre alta asociada a dolor e inflamación de los testículos

¿Qué más debería saber?

Hay otras infecciones que pueden causar una inflamación de las glándulas parótidas, como la gripe o el virus Coxsackie, mucho más frecuentes que las paperas. Algunas infecciones bacterianas también la pueden causar. Raramente, una obstrucción de una glándula parótida (provocada por un cálculo salival, muy similar a los cálculos renales) puede causar una inflamación dolorosa en esta glándula.