Search

close   X

Lupus

¿Qué es el lupus?

El lupus es una enfermedad crónica (de larga duración) que puede dañar distintos órganos del cuerpo, incluyendo la piel, las articulaciones, los riñones, el corazón y el cerebro. Las lesiones en esos órganos ocurren porque el sistema inmunitario, que debería luchar contra los gérmenes, ataca a las células del propio cuerpo. Esto se llama auto-inmunidad.

El tratamiento médico puede ayudar a controlar los síntomas y reducir el riesgo de las crisis o brotes de lupus (cuando los síntomas empeoran). 

¿Cuáles son los signos y los síntomas del lupus? 

Los signos y los síntomas del lupus pueden variar de una persona a otra, y pueden incluir los siguientes: 

  • erupción en la cara o en el cuerpo 
  • sensibilidad a la luz solar 
  • cansancio extremo o fatiga
  • fiebre
  • dolor en las articulaciones
  • síndrome de Raynaud
  • dolores musculares
  • pérdida de peso
  • llagas o úlceras en la nariz, la boca y/o la garganta 
  • ganglios linfáticos inflamados
  • calvas en el cuero cabelludo o caída del cabello
  • baja cantidad de glóbulos rojos en sangre (anemia)
  • infecciones
  • inflamación de los revestimientos del corazón, el abdomen o los pulmones
  • convulsiones u otros problemas neurológicos
  • problemas renales 

La mayoría de las personas afectadas por el lupus son mujeres desde cerca de los 20 años de edad hasta los 50. Menos a menudo, afecta a los niños (y, en mayor medida, a las niñas). 

Tipos de lupus 

Hay tres tipos de lupus:

  • El lupus eritematoso sistémico (o LES) es el tipo de lupus más frecuente. Puede afectar a muchos órganos corporales. 
  • El lupus cutáneo (o de la piel) suele afectar solo a la piel y se caracteriza por erupciones en el cuello cabelludo, las piernas y/o los brazos. 
  • El lupus inducido por medicamentos ocurre como reacción a determinados tipos de medicamentos. Sus síntomas suelen remitir cuando la persona se deja de medicar. 

Causas del lupus 

Las personas pueden desarrollar un lupus por uno o más de los siguientes motivos: 

  • Algunas personas nacen con una predisposición genética a padecer lupus. 
  • El lupus lo puede desencadenar una infección, ciertos medicamentos y/o el estrés físico o emocional extremo. 
  • La hormona femenina estrógeno también desempeñan un papel, lo que permite explicar que el lupus afecte más a las mujeres que a los hombres. 

¿Cómo se diagnostica el lupus?

Los médicos diagnostican el lupus preguntando por los síntomas del paciente y haciéndole una exploración física. También le mandarán un análisis de sangre para detectar:

  • una posible anemia y otros problemas en la sangre 
  • unas proteínas, conocidas como los anticuerpos antinucleares (ANA), que están presentes en muchas personas afectadas por el lupus 

El lupus puede ser difícil de diagnosticar porque puede afectar casi a cualquier órgano del cuerpo y porque sus síntomas varían considerablemente entre los pacientes. 

¿Cómo se trata el lupus?

El tratamiento del lupus depende de los órganos implicados. El lupus no tiene cura, pero su tratamiento permite controlar sus síntomas. Lo más frecuente es que un paciente afectado por el lupus cuente con un equipo de profesionales de la salud formado por especialistas, como:

  • un reumatólogo (para los problemas articulares y del tejido conjuntivo)
  • un nefrólogo (para los problemas renales)
  • un médico especializado en las enfermedades infecciosas (para tratar cualquier infección)
  • un dermatólogo (para los problemas de la piel) 
  • un trabajador social (que ayudará a coordinar los cuidados) 
  • un psicólogo (para ayudar a los niños y a sus familias a afrontar el lupus)

Los medicamentos pueden ayudar a reducir el riesgo de tener crisis o brotes de lupus y mejorar sus síntomas. Una persona con lupus puede tomar:

  • corticoesteroides para controlar la inflamación
  • medicamentos inmunodepresores para reducir la respuesta inmunitaria del cuerpo 
  • medicamentos contra la malaria para tratar las erupciones en la piel y el dolor articular 
  • paracetamol o antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como el ibuprofeno o el naproxeno, para aliviar el dolor muscular y articular

Los médicos también pueden recomendar que las personas con lupus:

  • Eviten exponerse al sol lo máximo posible y llevar protector solar y prendas de ropa protectoras cuando salgan al exterior para ayudar a reducir los brotes de lupus. 
  • Hagan ejercicio físico con regularidad para combatir el cansancio y la rigidez articular. 

¿Cómo pueden ayudar los padres?

El lupus es una enfermedad crónica, pero los tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas y reducir el riesgo de las crisis. El desarrollo de nuevas y mejores herramientas para diagnosticar y tratar el lupus ha mejorado la vida de las personas afectadas por esta enfermedad. 

Para ayudar a su hijo:

  • Acudan a todas sus visitas médicas y sigan las instrucciones del equipo que atiende a su hijo.
  • Aprenda a identificar los síntomas que indican que se avecina un brote. Llamar al médico de inmediato e iniciar la medicación podría detener el brote o hacer que sea menos grave. 
  • Hable con el personal de la escuela para ayudarlos a entender qué es lo que necesita su hijo. 

También los ayudará, tanto a usted como a su hijo, informarse bien sobre el lupus. El equipo de tratamiento que atiende a su hijo es un gran recurso. También puede encontrar información y apoyo en línea en el sitio web:

taking a stand against tobacco and nicotine

Dayton Children's STAND cessation counseling program provides resources to teens on the dangers of tobacco and nicotine, encouraging them to quit.

learn more