Search

close   X

Alergia a las picaduras de insecto

¿Qué es la alergia a las picaduras de insecto?

Las picaduras de insecto suelen ser meras molestias sin importancia. Pero pueden causar reacciones graves en las personas que son alérgicas a ellas. 

Entre los insectos que pueden desencadenar reacciones alérgicas, se incluyen las abejas melíferas, las avispas germánicas (o chaquetas amarillas), los avispones y las hormigas rojas. Cuando pican a una persona, estos insectos le inyectan veneno en la piel. 

Las reacciones alérgicas no suelen ocurrir cuando el niño recibe su primera picadura de insecto. La mayoría de ellas ocurren cuando el niño recibe la segunda picadura o incluso más adelante.

Si cree que su hijo podría haber presentado una reacción alérgica a una picadura de insecto, llame a su médico. Él podría ayudarlo a entender la diferencia entre lo que suele ocurrir después de una picadura de insecto y una reacción alérgica a las picaduras de insecto.  Si a su hijo le diagnostican una alergia, el médico le recetará auto-inyectables de adrenalina (o epinefrina) para que los use en caso de tener una reacción alérgica grave. 

¿Qué ocurre en la alergia a las picaduras de insecto?

Cuando una persona es alérgica a las picaduras de insecto, su sistema inmunitario, que normalmente lucha contra las infecciones, reacciona de una forma desproporcionada a las proteínas contenidas en el veneno del insecto.  Cuando recibe una picadura de insecto, su cuerpo percibe esas proteínas como unos invasores nocivos. 

Y su sistema inmunitario reacciona esforzándose al máximo en combatir a esos invasores. Esto causa una reacción alérgica, donde el organismo libera unas sustancias químicas, como la histamina. Esto puede causar síntomas como los siguientes:

  • resuello o respiración sibilante
  • dificultades para respirar
  • tos o congestión nasal (nariz tapada) 
  • ronquera o dificultades para hablar
  • opresión de garganta
  • dolor de estómago
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos hinchados, llorosos y que pican
  • urticaria
  • manchas o granos rojos
  • inflamación
  • picores
  • una sensación de que va a ocurrir algo malo
  • una bajada de la tensión arterial que puede causar desfallecimiento o desmayo

Una reacción alérgica grave se llama anafilaxia. La anafilaxia puede causar síntomas diferentes en momentos diferentes. Una reacción se considera una anafilaxia si una persona presenta: 

  • cualquier síntoma grave, como dificultades para respirar, vómitos repetidos, pérdida de la conciencia u opresión de garganta; o bien

  • dos o más síntomas leves, como urticaria sumada a vómitos o tos con dolor abdominal

La anafilaxia puede empezar con algunos de los síntomas propios de una reacción alérgica menos grave, pero esos síntomas pueden empeorar rápidamente. Si no se trata, la anafilaxia puede poner en peligro la vida del afectado. Una persona con anafilaxia necesita recibir tratamiento inmediato con adrenalina inyectable. 

¿Cómo se tratan las reacciones a las picaduras de insecto? 

Si a su hijo le han diagnosticado una alergia a las picaduras de insecto, haga que tenga siempre a mano dos auto-inyectables de adrenalina por si presentara una reacción grave.  Si su hijo empieza a tener una reacción grave, con síntomas como inflamación de garganta o problemas para respirar: 

  • Póngale el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Cada segundo cuenta en una reacción alérgica.
  • Luego, llame al teléfono de emergencias (911 en EE.UU.) para que lleven a su hijo a un servicio de urgencias médicas. Después de tener una reacción alérgica grave, su hijo deberá estar bajo supervisión médica porque, incluso aunque parezca que ya ha pasado lo peor, podría tener una segunda oleada de síntomas alérgicos graves. 

Los auto-inyectables de adrenalina vienen en unos recipientes pequeños y fáciles de llevar.  Son fáciles de usar. El médico de su hijo le enseñará a usarlos. A los niños que sean lo bastante mayores, se les puede enseñar a ponerse el auto-inyectable. 

epi_pen

Es posible que el médico de su hijo también le enseñe a darle medicamentos  antihistamínicos en algunos casos. Pero trate siempre las reacciones alérgicas graves con adrenalina. No use nunca un antihistamínico en vez de la adrenalina ante una anafilaxia. 

Comparta los planes de emergencia con cualquier persona que cuide de su hijo, como sus parientes y el personal de su escuela. Pónganse de acuerdo sobre en un plan a seguir ante una reacción grave en la escuela, que incluya que su hijo pueda acceder siempre al inyectable de adrenalina. Si su hijo ya es lo bastante mayor como para llevar sus inyectables de adrenalina, los debería llevar en una cartera o mochila que lleve siempre encima, sin dejarlos nunca en un casillero o taquilla. Considere también la posibilidad de que su hijo lleve siempre puesta una pulsera de alerta médica.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

La mejor forma de prevenir las reacciones alérgicas a las picaduras de insecto consiste en evitar las picaduras de insecto en primer lugar. Enseñe a su hijo a:

  • Evitar andar descalzo por el césped.
  • Evitar jugar en áreas frecuentadas por los insectos, como los lechos de flores. 
  • Evitar beber de refrescos o jugos abiertos previamente y asegurarse de cubrir la comida cuando coma al aire libre.  Comprobar la presencia de insectos en los vasos de las bebidas y en las pajitas cuando se encuentre al aire libre. 
  • Mantener la calma y la tranquilidad cuando haya insectos en las inmediaciones. Moverse despacio y alejarse de los insectos sin hacer gestos bruscos o aspavientos y sin molestar a los insectos. 
  • No alterar ni destruir nunca nidos de insectos. Si fuera necesario, lo mejor sería contratar a un fumigador para que elimine los insectos de las proximidades de su casa. 
  • Cubrirse el cuerpo lo máximo posible cuando se encuentre en áreas arboladas. Las camisas de manga larga, los pantalones largos, los calcetines y los zapatos cerrados que cubren los dedos de los pies ayudan a protegerse de los insectos. (La ropa holgada favorece que los insectos entren entre la ropa y la piel.)
  • Evitar los perfumes, los productos perfumados y la ropa de colores llamativos o con decoración florida, ya que todos ellos atraen a los insectos.

Si a su hijo le pica un insecto y su aguijón permanece en la piel, utilice la uña o una tarjeta de crédito para separarlo de la piel. Si extrae el aguijón rápidamente, impedirá la entrada de una mayor cantidad de veneno en el cuerpo. No utilice pinzas porque su uso puede favorecer la entrada de veneno en el cuerpo. 

Hable con el médico para saber si su hijo debería ver a un alergólogo para recibir vacunas contra la alergia. Estas vacunas pueden ayudar al cuerpo a reaccionar menos al veneno del insecto, lo que puede reducir las probabilidades de tener una reacción alérgica grave.