Search

close   X

Primeros auxilios: Enfermedades causadas por el calor

La insolación empieza despacio, pero, si no se trata deprisa, puede evolucionar a un golpe de calor. En un golpe de calor, la temperatura de una persona alcanza los 105° F (40,5° C) o más. Los golpes de calor requieren cuidados médicos de emergencia de inmediato porque pueden ser de riesgo vital. 

Signos y síntomas

De la insolación:

  • aumento de la sed
  • debilidad y cansancio extremo
  • desmayo
  • calambres musculares
  • náuseas y vómitos
  • irritabilidad
  • dolor de cabeza
  • aumento de la sudoración
  • piel fría y pegajosa
  • aumento de la temperatura corporal, pero hasta menos de 105° F (40,5° C)

Del golpe de calor:

  • fuerte dolor de cabeza
  • debilidad, mareos
  • confusión
  • respiración y ritmo cardíaco acelerados
  • pérdida de la conciencia (o desmayo)
  • convulsiones
  • poca sudoración o ausencia de sudoración
  • piel seca, caliente y enrojecida
  • aumento de la temperatura corporal a 105° F (40,5° C) o más

¿Qué hacer?

Si su hijo presenta síntomas de golpe de calor, haga que reciba cuidados médicos de emergencia inmediatamente.

Para los casos de insolación o mientras espera la llegada de la ayuda médica para un niño con un posible golpe de calor:

  • Lleve a su hijo a un interior o a una zona que esté en sombra inmediatamente. 
  • Desvista a su hijo. 
  • Haga que se acueste; elévele ligeramente los pies. 
  • Si el niño está alerta, introdúzcalo en un baño de agua templada o mójelo con agua templada usando un espray. 
  • Si el niño está alerta y se comporta con coherencia, dele frecuentes sorbos de líquidos claros. 
  • Si está vomitando, haga que se acueste de lado para impedir que se atragante y/o se asfixie. 

¡Anticipar es la mejor prevención! 

  • Enseñe a su hijo a beber siempre abundante líquido antes y durante cualquier actividad física que lleve a cabo cuando haga calor y/o sol, incluso aunque no tenga sed.
  • Asegúrese de que su hijo lleve prendas de ropa ligera y de colores claros cuando haga calor. 
  • Recuérdele a su hijo que busque zonas en sombra y que descanse menudo mientras esté en el exterior y haga calor. 
  • No permita que su hijo participe en actividades físicas intensas en el exterior durante las horas más calurosas del día. 
  • Enseñe a su hijo a refugiarse en interiores inmediatamente cuando se sienta demasiado acalorado. 

related articles

want to learn more?