Search

close   X

Primeros auxilios: Cortes

Muchos niños se hacen cortes cuando tienen caídas o cuando usan objetos afiliados como las tijeras. Algunos cortes se pueden tratar con seguridad en casa. Pero los cortes grades, muy abiertos o profundos, o cualquier corte que no deje de sangrar necesitan recibir tratamiento médico. 

¿Qué hacer?

Si el corte es grave, pero usted no puede llevar a su hijo a un hospital de inmediato o debe esperar a que llegue la ambulancia, inicie este tratamiento:

  • Enjuague el corte o la herida con agua y luego aplique presión usando una gasa estéril, una venda o un paño limpio. 
  • Si la sangre empapa la venda, aplique otra venda sobre la primera y siga aplicando presión. 
  • Eleve la parte del cuerpo que está sangrando para reducir la velocidad de la pérdida de sangre.
  • Cuando se detenga la hemorragia, cubra la herida con una venda nueva y limpia. 
  • No use un torniquete.

Haga que su hijo reciba cuidados médicos si: 

  • el corte es profundo o sus bordes están muy separados entre sí 
  • el corte sigue supurando y sangrando incluso después de aplicar presión 
  • la herida ha sido causada por una mordedura humana o de otro animal, una quemadura, una lesión eléctrica o se trata de una herida por perforación (como las provocadas por clavos) 

Llame al 911 de inmediato

Si su hijo:

  • ha perdido una parte del cuerpo, como la punta del dedo, por un corte. Coloque la parte del cuerpo que ha perdido en una bolsa de plástico de cierre hermético. Luego coloque la bolsa dentro de un recipiente lleno de agua con hielo.
  • se ha hecho un corte del que la sangre está saliendo a chorro o a borbotones y que resulta muy difícil de controlar 
  • está sangrando tanto que todas las vendas que coloca sobre la herida quedan empapadas de sangre 

¡Anticipar es la mejor prevención! 

  • Ponga su casa a prueba de niños para que los bebés y los niños pequeños no tengan caídas o se lesionen con las esquinas de las mesas, los objetos afilados o las puertas que se cierran de golpe. 
  • Asegúrese de que su hijo vaya calzado cuando juegue al aire libre. 
  • Observe a los adolescentes cuando corten con cuchillos afilados.