El suicidio en los adolescentes

Print this page Bookmark and Share
Parents

Read this in English

(About Teen Suicide)

Cuando un adolescente se suicida, todo el mundo se ve afectado. Familiares, amigos, compañeros, vecinos y a veces personas que ni siquiera conocían al adolescente pueden experimentar sentimientos de dolor, confusión, culpa y la sensación de que si hubieran hecho algo diferente, el suicidio se podría haber evitado.

Por todo ello, es importante conocer las fuerzas que pueden llevar a los adolescentes al suicidio y saber cómo ayudarlos.

Sobre el suicidio de los adolescentes

Las razones que hay detrás del suicidio o del intento de suicidio de los adolescentes pueden ser complejas. Aunque el suicidio es relativamente poco frecuente entre los niños, las tasas de suicidio o de intento de suicidio se incrementan tremendamente durante la adolescencia. En Estados Unidos, el suicidio es la tercera causa más frecuente de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 24 años según los Centros para el control y la prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), superado sólo por los accidentes y el homicidio.

El riesgo de suicidio aumenta espectacularmente si los niños y los adolescentes tienen acceso a armas de fuego en casa, y casi un 60% de los suicidios de Estados Unidos se cometen por disparo de pistola o rifle. Por eso debe tener descargada cualquier arma que pueda haber en su casa, y guardarla bajo llave y lejos del alcance de niños y adolescentes. La munición también debe guardarse bajo llave y separada del arma, y las llaves de los lugares donde guarde el arma y la munición deben estar aparte de las otras llaves de la casa. Estas llaves siempre deben quedar fuera del alcance de los niños y adolescentes.

Las tasas de suicidio difieren entre niños y niñas. Las niñas piensan e intentan el suicidio el doble de veces que los niños, y tienden a hacer intentos de suicidio por sobredosis de fármacos o cortándose. Sin embrago, los chicos mueren por suicidio con una frecuencia cuatro veces superior a la de las chicas, quizá porque tienden a usar métodos más letales, como dispararse con un arma de fuego, ahorcarse o tirarse desde un lugar alto.

¿Qué niños pueden tener riesgo de suicidio?

Puede ser difícil recordar cómo se siente un adolescente, atrapado en ese territorio gris entre la adolescencia y la edad adulta. Sin duda, es un momento de enormes posibilidades, pero también puede ser una época de gran confusión y ansiedad. Existe la presión de adaptarse socialmente, de sacar adelante los estudios y de actuar de forma responsable. Es el momento en que se produce el despertar de los sentimientos sexuales y el desarrollo de una identidad propia, junto con una necesidad de autonomía que a menudo choca con las normas y expectativas de los otros.

Un adolescente con una red de apoyo adecuada de amigos, familia, grupo religioso, compañeros o actividades extraescolares puede contar con ayuda para manejar sus frustraciones cotidianas. Pero muchos adolescentes no creen tener esta red y se sienten desconcertados de su familia y amigos. Estos adolescentes tienen un mayor riesgo de suicidio.

Los factores que incrementan el riesgo de suicidio en los adolescentes incluyen:

  • un trastorno psicológico, especialmente depresión, trastorno bipolar y consumo de alcohol y drogas (de hecho, aproximadamente el 95% de las personas que mueren por suicidio tienen un trastorno psicológico en el momento de la muerte)
  • sentimientos de angustia, irritabilidad o agitación
  • sentimientos de desesperanza y falta de valía, que a menudo acompañan a la depresión (un adolescentes, por ejemplo, que experimenta repetidos fracasos escolares, que se siente abrumado por la violencia en su hogar o es excluido por sus compañeros es probable que experimente estos sentimientos)
  • un intento de suicidio previo
  • antecedentes familiares de depresión o suicidio (la enfermedad depresiva puede tener un componente genético, por eso algunos adolescentes pueden tener cierta predisposición a sufrir depresión mayor)
  • malos tratos o abuso sexual
  • falta de una red de apoyo, malas relaciones con los padres o los compañeros y sentimientos de aislamiento social
  • tener que asumir la homosexualidad en una familia o una comunidad que no ofrece apoyo o en un ambiente escolar hostil

Signos de advertencia

El suicidio entre los adolescentes ocurre a menudo después de un acontecimiento estresante de la vida, como lo que se percibe como un fracaso escolar, una ruptura con una pareja, la muerte de un ser querido, un divorcio o un conflicto familiar importante.

Un adolescente que piensa en el suicidio podría:

  • hablar sobre el suicidio o la muerte en general
  • hablar sobre "irse"
  • hablar sobre sentimientos de desesperanza o de culpa
  • apartarse de los amigos y la familia
  • perder el deseo de participar en sus aficiones y actividades favoritas
  • tener dificultades para concentrarse o pensar con claridad
  • experimentar cambios en los hábitos de comidas y sueño
  • comportamiento autodestructivo (beber alcohol, tomar drogas o conducir demasiado deprisa, por ejemplo)

¿Qué pueden hacer los padres?

La mayoría de los adolescentes que se suicidan o lo intentan han dado algún tipo de aviso antes a sus seres queridos. Por ello es importante que los padres conozcan los signos de aviso, para que los niños que podrían suicidarse reciban la ayuda necesaria.

Observar y escuchar

Observe atentamente a un adolescente que parezca depresivo y reservado. Las malas notas, por ejemplo, pueden ser un signo de que un adolescente no se está integrando bien en la escuela.

Es importante que mantenga la comunicación con él y que le exprese su preocupación, apoyo y amor. Si su hijo adolescente confía en usted, demuestre que usted se toma esas preocupaciones en serio. Una pelea con un amigo puede no tener demasiada importancia en el panorama general de las cosas, pero un adolescente puede sentirlo como algo inmenso y abrumador. Es importante no minimizar ni despreciar lo que le pase a su hijo adolescente, pues esto puede incrementar sus sentimientos de desesperanza.

Si su adolescente no se siente cómodo hablando con usted, sugiérale una persona más neutral, como otro familiar, un miembro de la iglesia, un entrenador, un consejero escolar o su pediatra.

Haga preguntas

Algunos padres se resisten a preguntar a los adolescentes si han pensado en suicidarse o en hacerse daño. Algunos temen que al preguntarlo, puedan introducir la idea del suicidio en la mente de sus hijos adolescentes.

Siempre es una buena idea preguntar, aunque puede costar hacerlo. A veces puede ayudar explicar la razón por la que pregunta. Por ejemplo, podría decir: "Me he dado cuenta de que has estado hablando mucho de querer estar muerto. ¿Has pensando en intentar matarte?".

Buscar ayuda

Si descubre que su hijo está pensando suicidarse, pida ayuda inmediatamente. Su médico podrá recomendarle un psicólogo o un psiquiatra, o el departamento de psiquiatría del hospital de su zona le podrá proporcionar una lista de médicos. También podrán recomendarle un profesional en asociaciones para la salud mental de su zona o en las asociaciones médicas de los condados (en Estados Unidos). En caso de emergencia llame al 061 o, en Estados Unidos, al (800) SUICIDE o (800) 999-9999.

Si su hijo adolescente está una situación crítica, en los servicios de urgencias podrán realizarle una evaluación psiquiátrica completa y derivarlo a los recursos adecuados. Si no está seguro de si debe llevar a su hijo a urgencias, póngase en contacto con su médico o llame al 061 o, en Estados Unidos, al (800) SUICIDE, para pedir ayuda.

Si arregla una cita con un profesional de salud mental, asegúrese de que su hijo acuda a la cita aunque diga que se encuentra mejor. Los pensamientos suicidas suelen ir y venir; sin embargo, es importante que su hijo adolescente reciba ayuda para que desarrolle las habilidades necesarias para disminuir la posibilidad de que vuelvan a surgir los pensamientos sobre suicidio y el comportamiento suicida si se presenta una crisis.

Si su hijo se niega a ir a la cita, hable sobre esto con el profesional de salud mental y piense en la posibilidad de asistir usted a la sesión y trabajar con el médico para asegurarse de que su hijo pueda recibir la ayuda que necesita. El médico podría también podría ayudarle a encontrar estrategias para hacer que su hijo acceda a recibir ayuda.

Recuerde que los conflictos presentes entre padres e hijos pueden potenciar en un adolescente el sentimiento de aislamiento, de no ser comprendido, de infravaloración o las tendencias suicidas. Busque ayuda para airear los problemas familiares y resolverlos de un modo constructivo. Informe también al profesional de salud mental si existen antecedentes de depresión, abuso de sustancias, violencia familiar u otros factores estresantes en el hogar, como un ambiente de crítica.

Ayudar a los adolescentes a enfrentar la pérdida

¿Qué hacer si algún conocido de su hijo adolescente, quizá un amigo o un compañero de clase, intenta suicidarse o se suicida? Primero reconozca las emociones de su hijo. Algunos adolescentes pueden sentirse culpables, especialmente si sienten que podrían haber interpretado mejor las acciones o palabras de su amigo.

Otros dicen que se sienten enfadados con la persona que ha intentado suicidarse o se ha suicidado, por hacer algo tan egoísta. Y otros afirman que no sienten ninguna emoción fuerte. Todas estas reacciones son adecuadas; insista a su hijo adolescente en que no hay una manera correcta o incorrecta de sentirse.

Cuando alguien intenta suicidarse y sobrevive, otros pueden sentir miedo o incomodidad ante la idea de hablar con esa persona de lo ocurrido. Explíquele a su hijo que no debería dejarse llevar por este sentimiento; en este momento esa persona tienen una gran necesidad de sentirse conectada con los otros.

En muchas escuelas abordan el suicidio de un estudiante haciendo que un especialista hable con los otros estudiantes para ayudarles a manejar la situación. Si su hijo adolescente está enfrentando el suicidio de un amigo o un compañero, anímelo para que use estos recursos o para que hable con usted o con otro adulto en el que confíe.

Si ha perdido un hijo que se ha suicidado

Para los padres, la muerte de un hijo es una de las pérdidas más dolorosas que puedan imaginarse. Para los padres que han perdido un hijo porque se ha suicidado, el dolor y la pena pueden ser más intensos aún. Aunque estos sentimientos podrían no llegar a desaparecer nunca por completo, los que quedan vivos pueden llevar a cabo los siguientes pasos para iniciar el proceso de curación:

  • Mantener el contacto con los demás. El suicidio puede ser una experiencia que provoque un sentimiento de aislamiento en los miembros de la familia del suicida, porque a menudo los amigos no saben qué decir ni cómo ayudar. Busque personas que le brinden su apoyo para hablar de su hijo y de sus sentimientos. Si las personas de su entorno se sienten incómodas respecto a cómo ayudarle, inicie usted la conversación y pídales su ayuda.
  • Recuerde que otros miembros de la familia también están sufriendo, y que cada persona expresa su dolor a su manera. Sus otros hijos, sobre todo, podrían estar intentando enfrentar solos el dolor para no añadirle a usted otra carga. Intente estar con ellos a pesar de la tristeza, la rabia y el silencio y, si es necesario, busquen ayuda y apoyo juntos.
  • Tenga en cuenta que los aniversarios, cumpleaños y fiestas pueden ser difíciles. Las fechas importantes y las fiestas a menudo despiertan de nuevo un sentimiento de pérdida y de ansiedad. En esos días, haga lo que sea mejor para sus necesidades emocionales, tanto si esto significa rodearse de su familia y amigos o pasar un día tranquilo de reflexión.
  • Comprenda que es normal sentirse culpable y preguntarse cómo pudo ocurrir algo así, pero también es importante que se dé cuenta de que probablemente nunca encontrará las respuestas que busca. La curación que tienen lugar con el tiempo llega con el perdón, tanto de su hijo como de usted mismo.
  • La ayuda terapéutica y los grupos de apoyo pueden proporcionarle una gran ayuda para que se dé cuenta de que no está solo.

Revisado por: Matthew K. Nock, PhD
Fecha de revisión: junio de 2008



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias


Related Articles

Cómo ayudar a su hijo a enfrentar la muerte de un ser querido Lo que los niños pueden entender sobre la muerte depende en gran medida de su edad, sus experiencias vitales y su personalidad. Pero algunas cuestiones importantes deben tenerse en cuenta en todos los casos.
Comprender la depresión La depresión es el problema de salud mental más común en Estados Unidos. Por ello, es conveniente que los padres y cuidadores estén informados sobre la depresión.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Get your family started on a healthy lifestyle

Join the Beavercreek TWIG groups 11, 17, and 22 for the annual spring luncheon, Run for the Roses, on April 26, 2014 at the Beavercreek Golf Club.

Wally Bear and family friendly 1 or 5 mile walk

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org