Cómo preparar a su hijo para una cirugía

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Preparing Your Child for Surgery)

Cómo prepararse usted

Su hijo requiere una cirugía electiva y ya se ha fijado la fecha de la intervención. A diferencia de la cirugía de emergencia, un procedimiento electivo no se realiza por una cuestión inminente de vida o muerte. El hecho de poder programar una cirugía le da tiempo para preparar a su hijo psicológicamente para el hospital y la cirugía.

Una buena preparación puede ayudar a su hijo a sentirse menos ansioso acerca de la anestesia y la cirugía, y a recuperarse más rápidamente después de la intervención. Sin embargo, como todos los padres, probablemente tenga dudas acerca de la mejor forma de preparar a su hijo.

La clave está en proporcionarle información adecuada para su nivel de comprensión, aclararle los posibles conceptos erróneos y disipar los miedos y los sentimientos de culpa. Ayude a su hijo a comprender por qué es necesaria la cirugía y a familiarizarse con el hospital y con algunos de los procedimientos a los que se lo someterá.

Los niños de todas las edades afrontan mucho mejor este tipo de situaciones si saben qué es lo que sucederá y por qué es necesaria la cirugía. Para ello, antes deberá prepararse usted y corregir cualquier concepto erróneo que pudiera tener. Si un padre está ansioso y nervioso, el niño a menudo refleja también estos sentimientos y comportamientos. Es una buena idea educarse, sentirse cómodo con el proceso y asegurarse de que todas sus preguntas sean respondidas.

Haga preguntas

Las terribles experiencias que le contaban sus abuelos y sus padres sobre las traumáticas separaciones de padres e hijos, y los muy limitados horarios de visita en los hospitales, pertenecen al pasado. Los hospitales han cambiado enormemente y se han vuelto más amigables con las familias y más enfocados en los pacientes. Por ejemplo, muchas de las cirugías actualmente se hacen en régimen ambulatorio, es decir, que no requieren quedarse a pasar la noche en el hospital ni tener estancias prolongadas en el mismo. La mayoría de los niños regresan a sus casas, y a sus propias camas, la misma noche.

Además, la mayoría de los hospitales de Estados Unidos permiten que, por lo menos, uno de los padres permanezca con el niño en todo momento, excepto durante la cirugía. Después de la cirugía, le permiten estar con su hijo en la sala de recuperación. Cuando su hijo despierte, ni siquiera se habrá dado cuenta de que usted no estuvo allí durante un tiempo.

Pida a los médicos, a los enfermeros y al personal la información que necesite sobre lo que va a ocurrir, de forma que pueda preparar a su hijo y superar sus propios miedos y preocupaciones. Uno de los aspectos que más temen los padres sobre las cirugías es la anestesia. La anestesia es mucho más segura actualmente que en el pasado, aunque sigue implicando ciertos riesgos. Debe hablar previamente con el anestesiólogo sobre cualquier inquietud que tenga.

Si es necesario que el niño pase la noche o más tiempo en el hospital, la mayoría de los hospitales evitan la ansiedad provocada por la separación al permitir que, por lo menos, uno de los padres se quede con el niño, tanto de día como de noche. Consulte con el hospital las reglas relacionadas con la permanencia de los padres en el hospital y los horarios en los que otros familiares pueden visitar al niño.

En cuanto su hijo pueda hacerlo, le permitirán jugar con otros niños y con juegos y juguetes en la sala infantil recreativa; aunque esto requiera llevar una bolsa de infusión intravenosa (IV) en un soporte con ruedas.

Explíquele el problema

Una vez que usted se sienta más tranquilo/a, comience a preparar a su hijo. Comience explicándole el motivo de la cirugía con palabras simples y no amenazantes. Conforme al nivel de comprensión del niño, explíquele cuál es el problema médico y por qué es necesaria la cirugía. No utilice un lenguaje alarmante, como "el médico te cortará", "te abrirá" o "te coserá con una aguja". Limítese a decirle que el médico solucionará el problema y explíquele que muchos otros niños tienen el mismo problema y que se les cura en el hospital.

Aunque los niños rara vez lo expresan, es posible que teman que sus padres no les estén diciendo todo; por ejemplo, que su problema de salud sea más grave de lo que les han hecho creer. Para generar confianza, no engañe a su hijo; dígale toda la verdad que pueda comprender.

Manejo de los miedos

Muchos niños temen que una cirugía será dolorosa. Puede ser de ayuda explicarle que un médico especial, llamado anestesiólogo, le dará un medicamento especial para que duerma muy profundamente y así no sienta nada durante la cirugía, y que una vez que haya terminado, se despertará. (Los niños mayores, sobre todo, necesitan que les aseguren que se van a despertar).

Evite el lenguaje alarmista. No le diga: "Te harán respirar gas" o "te pondrán a dormir". Los niños pequeños podrían confundir la palabra "gas" con el combustible que lo puede intoxicar o matar, o "te pondrán a dormir" con lo que les sucede a las mascotas enfermas.

Explíquele a su hijo que usted estará a su lado cuando despierte; su juguete favorito también puede acompañarlo. Dígale que, si le duele algo después de la cirugía, el médico o el enfermero le podrán administrar un medicamento que hará que se sienta mejor.

Los principales temores de los niños pequeños relacionados con las cirugías son la posibilidad de separación (o el abandono) de sus padres y la posibilidad de sentir dolor. A los niños en edad escolar también les asustan las agujas, los cuchillos y el daño que pueda sufrir su cuerpo. A los niños de esta edad se les deben dar explicaciones claras y racionales, asegurándoles que la cirugía es para arreglar un problema que ya tienen, no para crearles uno nuevo.

Los miedos de los adolescentes van mucho más allá que los de los niños más pequeños. Además del dolor, el cambio de apariencia y la desfiguración, los adolescentes temen perder el control, perderse eventos, pasar vergüenza o ser humillados en público y parecer infantiles por expresar temor, ansiedad o dolor. También pueden temer despertarse durante la cirugía o no volverse a despertar cuando termine.

Anticipe esos temores, y luego haga énfasis en que manifestar temor, ansiedad y respuesta ante el dolor es de lo más normal (y está perfectamente BIEN) a cualquier edad, incluso para los adultos. Aclare cualquier concepto erróneo sobre posibles lesiones o desfiguraciones. Y explíquele que actualmente la anestesia es muy segura y que los pacientes no se despiertan durante la cirugía, pero sin duda se despiertan al terminar.

Aliente a su hijo adolescente a leer sobre su trastorno médico y a compartir esa información con el resto de la familia. Leer y compartir información es una excelente estrategia para afrontar la situación.

Otro de los miedos que afecta a los niños de todas las edades es el miedo a que los vean desnudos y a que les toquen sus "partes íntimas". Si la cirugía involucra el área genital o anal de su hijo, éste afrontará mejor la situación si usted le explica previamente que, aunque pueda resultarle vergonzoso, los médicos y enfermeros necesitarán examinar sus partes íntimas, sobre todo para comprobar si se está recuperando después de la cirugía. Explíquele que los médicos, los enfermeros y los padres son las únicas excepciones a la norma de privacidad sobre sus partes íntimas.

Aliente a su hijo a hacer preguntas sobre su problema de salud y la experiencia hospitalaria, para que así pueda expresar otros miedos y preocupaciones. Tome en serio todas las preguntas y respóndalas lo mejor que pueda. Si no conoce una respuesta, dígale que lo averiguará y explíquele que los médicos y los enfermeros también le responderán con gusto todas sus preguntas.

Disipe la culpa de su hijo

Los niños a menudo creen que su problema de salud y su cirugía son en realidad castigos por haberse "portado mal". Es posible que no lo digan, pero quizá se sientan culpables y crean que ellos mismos provocaron lo que les está pasando.

Explíquele a su hijo que los problemas de salud no son resultado de nada que haya hecho o dejado de hacer, y que la cirugía no es un castigo, sino simplemente la forma de "arreglar" el problema.

Por otro lado, si el problema de salud fue provocado por un accidente que se podría haber evitado si el niño hubiera obedecido ciertas normas de seguridad, asegúrese de que su hijo comprenda los motivos por los que existen las reglas y las obedezca en el futuro.

Explíquele a su hijo lo que sucederá

Busque libros adecuados para el nivel de comprensión de su hijo que expliquen qué puede esperar que suceda en el hospital. Compartir esa lectura y conversar sobre la cirugía hará que el hospital sea menos amenazante. Discuta cada idea y estimule a su hijo a que haga preguntas.

Los niños pequeños también se beneficiarán de una simulación con un muñeco o un osito de peluche usando "instrumentos" de un kit de doctor de juguete. Usted puede hacer que su hijo le tome la "temperatura" y el "pulso" al juguete, que escuche los "latidos del corazón" y que revise su "respiración".

Solicite al médico vídeos sugeridos o herramientas multimedia para los padres o para niños, que puedan explicar el procedimiento.

Al conversar con su hijo sobre el hospital y la cirugía, recuerde que además de sus palabras, sus señales no verbales, como el tono de voz, la expresión facial, los gestos y el lenguaje corporal envían poderosos mensajes. Si usted parece asustado, su hijo probablemente lo percibirá y se sentirá del mismo modo, independientemente de las palabras que usted utilice.

Recorrido y orientación prequirúrgica

Muchos hospitales ofrecen programas prequirúrgicos especiales para niños, orientaciones familiares y recorridos del hospital, realizados por enfermeros especialmente capacitados o por especialistas licenciados en la niñez. Los especialistas en la niñez son un valioso recurso para los padres y los niños. Son profesionales capacitados para hablar con niños y adolescentes sobre procedimientos médicos, para apoyarlos si están molestos o si necesitan asistencia adicional, y para organizar "tiempo de juegos" para que los niños y adolescentes hospitalizados se reúnan y pasen tiempo juntos.

Llame al hospital para programar un recorrido, programa u orientación prequirúrgicos lo antes posible, incluso desde el consultorio del médico en el momento de establecer la fecha para la cirugía. Es recomendable programar esta cita unos días antes de la cirugía.

Un programa de orientación puede eliminar el misterio de la cirugía tanto para el niño como para la familia, al convertir al hospital en algo familiar y amistoso y hacer que la experiencia sea predecible.

El día de la cirugía

Al llegar el día de la cirugía, su hijo podrá entretenerse con juguetes y libros que usted traiga de casa, o sentarse en su regazo y abrazarse a usted durante el tiempo de espera.

Usted no podrá permanecer en el quirófano durante la cirugía, pero sí podrá acompañar a su hijo en la sala de recuperación mientras se despierta. Cuando den de alta a su hijo, usted recibirá instrucciones que deberá seguir en su casa y se programará una visita de seguimiento con el cirujano.

Durante la recuperación, es posible que su hijo experimente algunas molestias. Puede ser útil explicarle a su hijo que tal vez sienta dolor o molestias, pero que mejorará.

Distraer a su hijo, ya sea con un libro nuevo o la visita de un familiar o un amigo, también puede hacer que la recuperación sea más agradable. Sólo asegúrese de que su hijo tenga suficiente tiempo para descansar y recuperarse.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de la revisión: noviembre de 2011



Related Resources

Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental


Related Articles

Los títulos en los hospitales Los padres suelen preocuparse cuando un niño(a) está hospitalizado. Ellos hacen preguntas sobre las personas que proporcionan el cuidado médico y el rol de cada uno de ellos suele aumentar su confusión.
A continuación detallamos una guía de los títulos de las personas se ocupan de los niños(as) en el hospital.
Cómo preparar a su hijo para las visitas al médico Antes de "ir al médico" muchos niños se preocupan y sienten aprensión por la visita. Tanto si van a ver a su médico de atención primaria o a un especialista -o para un examen rutinario, una enfermedad o un problema especial- los niños son propensos a tener miedos y algunos hasta podrían sentirse culpables.
Conceptos básicos sobre anestesia Comprender algunos conceptos básicos sobre la anestesia podrá ser útil para responder dudas y aliviar las preocupaciones, tanto suyas como de su hijo, tanto en el caso de una intervención menor en la que se aplica una inyección para adormecer el área como en el de una cirugía más compleja durante la que su hijo permanecerá "dormido".
Tipos de anestesia Si se someterá a su hijo a una operación o un procedimiento, puede darle tranquilidad entender la forma en que actúan los diferentes tipos de anestesia para que la experiencia sea más cómoda.
Anestesia: qué esperar Aquí le presentamos un resumen de lo que puede suceder antes, durante o después del procedimiento quirúrgico de su hijo en un hospital o centro de cirugía.
Cómo preparar a su hijo para la anestesia Cuanto más preparado, calmo y tranquilo se encuentre con respecto a la cirugía y la anestesia, probablemente resultará más fácil la experiencia para usted y su hijo.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados.
Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com



 

Upcoming Events

Feel free to bring a covered dish to share

Car Seat Safety Check

For a fun night of playing games and having a good time, families are encouraged to bring any board games, card games or other fun games to play. Pizza and beverages provided. Feel free to bring a snack or dessert to share.

Car Seat Safety Check

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org