La urticaria

Print this page Bookmark and Share
Parents

Read this in English

(Hives (Urticaria))

Ver unos granos que sobresalen en la piel de un niño puede asustar un poco a sus padres, sobre todo cuando se desconoce su causa. De todos modos, estos granos suelen ser casos de urticaria (una reacción bilógica habitual a determinados elementos, como los alérgenos) y la mayoría de las veces acaban desapareciendo por sí solos.

A pesar de que la urticaria puede reaparecer más adelante, es muy poco probable que provoque problemas de salud de más importancia que el picor o una leve sensación de ardor.

Si su hijo desarrolla una urticaria, procure que esté lo más cómodo posible e intente averiguar qué es lo que la ha provocado para contribuir a que no la vuelva a desarrollar.

Sobre la urticaria

La urticaria es una erupción cutánea caracterizada por la presencia de ronchas o habones, unas protuberancias o verdugones que sobresalen en la superficie piel. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, tanto en forma de granos aislados de tamaño reducido como de bultos interconectados de gran tamaño.

Las ronchas pueden durar de pocas horas a una semana (y a veces más tiempo), y las nuevas sustituyen a las que van desapareciendo. Cuando las ronchas persisten durante menos de seis semanas, hablaremos de urticaria aguda y, cuando duran más de seis semanas, de urticaria crónica.

Las reacciones alérgicas pueden desencadenar urticarias, igual que las temperaturas extremas, el estrés, las infecciones o las enfermedades. En algunos casos, la urticaria va acompañada de angioedema, una afección que cursa con inflamación alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies o la garganta. En casos excepcionales, la urticaria y el angioedema se asocian a una reacción alérgica grave o choque anafiláctico.

Causas

Las ronchas o habones rojos aparecen cuando los mastocitos del torrente sanguíneo segregan una sustancia química llamada histamina, lo que provoca que los diminutos vasos sanguíneos que hay debajo de la piel presenten aberturas. El líquido se acumula dentro de la piel y forma granos y manchas de mayor tamaño. Esto puede ocurrir por un montón de razones, pero en muchos casos nunca llega a identificarse la causa.

Lo más frecuente es que las urticarias estén provocadas por reacciones alérgicas; en estos casos, la urticaria se desarrolla al cabo de pocos minutos de exponerse al alérgeno. Entre las alergias más frecuentes, se incluyen las siguientes:

  • alergia a alimentos, sobre todo el marisco, los frutos secos, la leche y la fruta
  • alergia a medicamentos e inyecciones contra la alergia
  • alergia a las mascotas y otros animales
  • alergia al polen
  • alergia a mordeduras y picaduras de insectos

El hecho de tocar algo a lo que una persona es alérgica también puede provocar una urticaria, pero a veces los ataques de urticaria no guardan ninguna relación con las alergias. Entre otras posibles causas de la urticaria, figuran las siguientes:

  • infecciones, incluyendo los catarros
  • ejercicio físico
  • ansiedad o estrés
  • exposición al sol
  • exposición al frío, como el hecho de sumergirse en una piscina de agua fría
  • contacto con sustancias químicas
  • rascarse
  • exponer la piel a presiones excesivas, como sentarse durante mucho rato seguido o transportar una mochila pesada apoyándosela en el hombro

Las urticarias provocadas por estímulos físicos, como la presión, el frío o la exposición al sol, se conocen como urticarias físicas.

Averiguar cuál es la causa de una urticaria crónica puede ser sumamente difícil, aunque a veces este tipo de urticarias están relacionadas con enfermedades del sistema inmunitario, como el lupus. En otras ocasiones, los medicamentos, los alimentos, los insectos o las infecciones pueden desencadenar los ataques de urticaria. De todos modos, lo más frecuente es que los médicos desconozcan la causa de una urticaria crónica.

Signos y síntomas

Las ronchas rojas que sobresalen en la superficie de la piel distintivas de la urticaria pueden tener una tonalidad pálida en la parte central, se pueden presentar aisladas o agrupadas (en racimos) y cambiar de forma y de ubicación en cuestión de horas. Pueden variar de tamaño, oscilando entre unos pocos milímetros y el tamaño de un plato de comida y también pueden picar, escocer o provocar una sensación de ardor.

Si la urticaria se asocia a angioedema, puede cursar con hinchazón, inflamación o formación de bultos de gran tamaño alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies, los genitales o la garganta. En los casos más graves, la inflamación del interior de la garganta puede provocar dificultades respiratorias y conllevar una pérdida de conciencia.

De forma excepcional, la urticaria y el angioedema pueden asociarse a choque anafiláctico. Los signos de este cuadro incluyen dificultades respiratorias, descenso de la tensión arterial (hipotensión), mareo y/o pérdida de conciencia.

Diagnóstico

La mayoría de la veces, los médicos pueden diagnosticar una urticaria simplemente observando la piel del paciente. Para determinar su causa, es posible que el pediatra de su hijo le formule preguntas sobre los antecedentes médicos del niño, su reciente exposición a posibles alérgenos y los factores estresantes diarios a que está sometido.

Si su hijo padece urticaria crónica, es posible que el pediatra le pida que lleve un registro diario de sus actividades, lo que bebe y come y en qué partes del cuerpo le aparecen ronchas. Es posible que el pediatra solicite pruebas diagnósticas, que pueden incluir un análisis de sangre, pruebas para detectar la alergia y otras pruebas para descartar afecciones subyacentes, como la hepatitis o las enfermedades tiroideas, a fin de conocer la causa exacta de la urticaria.

Para evaluar la posibilidad de que su hijo padezca una urticaria física, el pediatra le colocará hielo sobre la piel para de ver cómo reacciona al frío o le colocará una bolsa de arena u otro objeto pesado sobre los muslos para comprobar si la presión hace que le aparezcan ronchas sobre la piel.

Tratamiento

En muchos casos, las urticarias leves desaparecen por sí solas sin necesidad de tratamiento. Si se identifica un claro desencadenante de los ataques de urticaria, el tratamiento incluirá asegurarse de que el niño lo evita en la medida de lo posible. Si el picor que provocan las ronchas supone un problema, es probable que el pediatra recomiende tomar un antihistamínico para impedir que se siga liberando histamina en el torrente sanguíneo a fin de prevenir los brotes de urticaria.

En el caso de una urticaria crónica, es posible que el pediatra le recete al niño un antihistamínico de venta sin receta médica o que carezca de efectos sedantes para que lo tome cada día. De todos modos, no todo el mundo responde al mismo medicamento, por lo que es importante que colabore con el pediatra de su hijo para encontrar el tratamiento más adecuado para él.

Si el antihistamínico sin efectos sedantes no funciona, es posible que el pediatra de su hijo le recete un antihistamínico más potente, otro medicamento o una combinación de medicamentos. En casos excepcionales, el pediatra recetará un esteroide oral para tratar la urticaria crónica. Generalmente, este tratamiento solo se sigue durante breves períodos de tiempo (de cinco días a dos semanas), como precaución contra los efectos secundarios nocivos de los esteroides.

En caso de emergencia

El choque anafiláctico y los ataques de urticaria de carácter grave son muy poco frecuentes. Pero, cuando ocurren, requieren atención médica inmediata.

Los niños que padecen alergias graves necesitan llevar encima un inyectable de adrenalina como prevención de los brotes de alergia que podrían poner sus vidas en peligro. Si su hijo cumple este requisito, su pediatra les enseñará, a usted y al niño, a administrar la inyección en caso de que presente una grave reacción alérgica.

Revisado por: Patrice Hyde, MD y Christopher Chang, MD
Fecha de revisión: junio de 2011



Related Resources

Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias


Related Articles

Análisis de sangre: inmunoglobulina E (IgE) El análisis IgE se lleva a cabo, por lo general, como parte del estudio inicial de las alergias. Los niveles de IgE pueden ser elevados en el caso de niños que sufran de infecciones parasitarias.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados.
Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com



 

Upcoming Events

Voyage on the Parkway: a fun event for families with preschool aged children.

Wear a red shirt and join community partners walking from Our Lady of the Rosary School to the Kroc Center

Child car seat safety check by certified technicians

Blue Ribbon Nite Gala to support the Child Advocacy Center of Warren County

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org