Sonda de gastrostomía

Print this page Bookmark and Share
Parents

Read this in English

(Gastrostomy Tube (G-Tube))

Sobre las sondas de gastrostomía

Algunos niños tienen problemas de salud que no les permiten alimentarse adecuadamente por la boca. Una sonda de gastrostomía (también llamada sonda G) es un tubo que se introduce por el abdomen para administrar el alimento directamente al estómago. Ésta es una de las maneras en que los médicos pueden estar seguros de que los niños con problemas para comer reciben los líquidos y calorías que necesitan para desarrollarse.

Afortunadamente, la gastrostomía es un procedimiento común que se lleva a cabo en apenas unos 30 a 45 minutos. Tras 1 o 2 días en el hospital, los niños que se han sometido a una gastrostomía pueden regresar a sus actividades normales con bastante rapidez una vez se les cura la herida.

No obstante, puede serle útil disponer de cierta información básica para que pueda sentirse más tranquilo respecto a lo que ocurrirá durante el procedimiento y para poder ayudar a su hijo una vez le hayan colocado la sonda.

sonda de gastrostomiaLos problemas de salud que habitualmente hacen que necesario llevar una sonda G incluyen:

  • anomalías congénitas (presentes al nacer) relacionadas con la boca, el esófago, estómago o intestinos
  • problemas para succionar o tragar, a menudo relacionados con la prematuridad, lesiones cerebrales, retrasos del desarrollo o ciertos problemas neuromusculares, como una parálisis cerebral grave
  • desnutrición o retraso del desarrollo, que es un diagnóstico general relacionado con la incapacidad de un niño de aumentar de peso y desarrollarse adecuadamente
  • dificultades importantes para tomar medicamentos

Antes del procedimiento

Antes de introducir una sonda G puede ser necesario realizar diversas pruebas; es muy común que se realice una radiografía del tubo digestivo superior, para que el médico pueda ver una parte del aparato digestivo.

El día de procedimiento su hijo debe tener el estómago vacío. En los lactantes y los niños, la gastrostomía suele llevarse a cabo con anestesia general (fármacos que mantienen un estado similar al sueño profundo) o bien con sedación profunda (fármacos que hacen que el paciente no sea consciente del procedimiento pero no lo duermen tan profundamente como la anestesia general).

Estos fármacos pueden anular temporalmente los reflejos normales del cuerpo, lo que podría provocar que el niño inhalase comida a los pulmones si vomita durante el procedimiento. Por ello, debe seguir las instrucciones del médico respecto a cuándo debe dejar de dar de comer y beber a su hijo (para los bebés que sólo se alimentan de la leche materna, normalmente bastan 2 horas antes del procedimiento; para los niños mayores, puede ser necesario hasta 8 horas antes).

El médico le describirá el procedimiento y responderá a las preguntas que pueda tener. Pida al gastroenterólogo (médico especialista en el aparato digestivo) o al cirujano que le explique cualquier cosa que no entienda.

Después el anestesista o un especialista titulado en enfermería de anestesia (certified registered nurse anesthetist, CRNA) llevará al niño al quirófano para administrarle la anestesia o la sedación. Usted aguardará en la sala de espera y un miembro del personal del hospital le hará saber cuando se ha acabado el procedimiento.

Durante el procedimiento

Los tres métodos para insertar la sonda G son:

  1. gastrostomía endoscópica percutánea (a través de a piel) (GEP)
  2. técnica laparoscópica
  3. procedimiento quirúrgico abierto

La técnica laparoscópica puede utilizarse a la vez con el procedimiento de GEP o con otro procedimiento quirúrgico abdominal. Todos los métodos son bastante sencillos y suelen durar entre 30 y 45 minutos, aproximadamente.

El procedimiento de GEP, que es la técnica más común, utiliza un endoscopio (un tubo delgado y flexible que lleva una cámara diminuta y una luz en la punta) que se introduce por la boca hasta el estómago para guiar al médico cuando coloca la sonda G.

sonda de gastrostomia

La técnica laparoscópica se realiza haciendo muchas pequeñas incisiones en el abdomen e insertando un diminuto telescopio que permite al cirujano ver el estómago y los órganos circundantes.

Sonda de gastrostomiaLa cirugía abierta es una manera eficaz de colocar una sonda de gastrostomía, pero normalmente se reserva para los casos en los que la anatomía del niño no permite una GEP; hay tejido cicatricial de una operación, procedimiento o enfermedad anterior; o el niño necesita que se le realice a la vez algún otro procedimiento quirúrgico.

Después del procedimiento

Tras la operación, llevarán a su hijo irá a una sala de reanimación, que a veces se llama sala de postoperatorio o sala de recuperación postanestesia (post-anesthesia care unit, PACU), donde el equipo médico lo controlará atentamente.

El médico le informará de cómo ha ido el procedimiento y de cómo se encuentra su hijo. En la mayoría de los casos, los padres pueden visitar a su hijo en la sala de reanimación en la media hora siguiente al procedimiento.

Normalmente un niño tarda una hora en despertarse del todo después de la anestesia. Es posible que su hijo esté aturdido, se encuentre confundido, sienta frío, náuseas, esté asustado o incluso triste al despertarse. Esto es normal y, por lo general, mejora en 30 a 45 minutos.

También podría sentir dolor cerca del lugar de la incisión. Si es así, coménteselo al médico, pues hay medicamentos que pueden aliviarle las molestias. Para evitar infecciones, es posible que continúen administrándole antibióticos durante 24 a 48 horas después del procedimiento.

Probablemente su hijo estará en el hospital 1 o 2 días. Muchos hospitales permiten que al menos uno de los padres se quede con el niño durante el día y por la noche. La mayor parte de este tiempo servirá para que aprendan cómo cuidar la sonda G de su hijo.

Las enfermeras le enseñarán exactamente cómo cuidar la sonda y la zona de alrededor, para que se mantenga limpia y sin riesgo de infecciones. También aprenderá cómo actuar ante los posibles problemas que pueden presentarse, como, por ejemplo, que la sonda se salga por accidente. Esto es importante, porque podría cerrarse el orificio.

También le enseñarán a alimentarlo a través de la sonda y qué es lo que debe darle para ello. Es posible que le hablen de la alimentación "en bolo" o alimentación "continua". En la alimentación en bolo se administra alimento en mayor cantidad y con mayor frecuencia (como las comidas normales). La alimentación continua, que suele hacerse por la noche, se administra mediante una bomba a los niños que necesitan alimentarse con menos cantidad y más lentamente. Un especialista en nutrición le ayudará a planificar una dieta específica y las pautas de alimentación según las necesidades de su hijo.

Los niños que llevan una sonda G no están necesariamente incapacitados para alimentarse por la boca. Aunque la alimentación por sonda puede sustituir totalmente la alimentación oral, en algunos casos se utiliza como complemento de lo que el niño come por la boca. Si su médico decide que su hijo está físicamente capacitado para comer, el equipo médico le enseñará lo que necesite aprender para que pueda comer de manera independiente.

Al comienzo es normal que le inquiete tener que usar la sonda, pero es importante que se sienta seguro para cuidarla; por tanto, haga todas las preguntas necesarias y solicite ayuda si la necesita.

Qué cuidados precisa su hijo

Cuando su hijo esté preparado para irse del hospital:

  • usted recibirá instrucciones detalladas sobre los cuidados que necesitará en casa, que incluirán aspectos prácticos como bañarse, vestirse, la actividad física, la administración de medicamentos por la sonda y la expulsión de gases.
  • programará la visita de una enfermera a domicilio que se encargará de comprobar que todo marcha bien
  • le darán cita para las visitas de seguimiento con el médico, que controlará el peso de su hijo y el estado de la sonda

Las sondas gástricas pueden durar más de un año hasta que sea necesario remplazarlas. La sustitución de la sonda puede llevarla a cabo fácilmente uno de los padres o bien un profesional de la salud, sin necesidad de ningún procedimiento endoscópico o quirúrgico.

La zona de la gastrostomía puede tender a infectarse o irritarse, por lo que debe mantenerse limpia y seca, y será necesario lavarse las manos con frecuencia. Llame a su médico si advierte cualquiera de los siguientes problemas:

  • la sonda se sale
  • la sonda se obstruye o bloquea
  • cualquier signo de infección (como rojez, inflamación o calor en la zona de la sonda; supuración amarillenta, verde o maloliente; fiebre)
  • excesivo sangrado o drenaje en el lugar de la sonda
  • dolor abdominal intenso
  • vómitos o diarreas persistentes
  • dificultades para expulsar gases o defecar
  • formación de tejido rojo rosáceo (llamado tejido de granulación) alrededor de la sonda G

Afortunadamente, la mayoría de las complicaciones pueden tratarse fácilmente y con rapidez si se detectan pronto.

Una vez se cura el lugar de inserción de la sonda, los niños sometidos a una gastrostomía tienen muy pocas restricciones relacionadas con la sonda, si es que tienen alguna. A algunos niños puede preocuparles la impresión que cause la sonda y la manera en que otros pueden reaccionar. Si esto ocurre, pida a su médico que le recomiende un asistente social para que le ayude.

Después de unos meses de mejoría, el médico puede recomendar que la sonda se sustituya por un "botón", un dispositivo plano que queda plano sobre la piel del abdomen. Esto se hace a menudo sin necesidad de cirugía en el mismo consultorio del médico, a menos que éste indique otra cosa. El botón puede abrirse para administrar el alimento y cerrarse mientras no se administren alimentos o medicación. Para muchas familias, la transición a un botón hace que la alimentación por sonda y los cuidados de ésta resulten más fáciles y cómodos.

Cuando el médico decida que su hijo ya puede alimentarse suficientemente por la boca, podrá extraerse la sonda g o el botón. Esto requiere sólo unos minutos y suele hacerlo un médico o enfermera en el consultorio.

Una vez se ha extraído la sonda o el botón de gastrostomía, quedará un pequeño orificio. Este deberá mantenerse limpio y cubierto con una gasa hasta que se cierre. En algunos casos se necesita cirugía para cerrar el orificio. En cualquier caso, la cicatriz que quede será pequeña.

Si su hijo va a someterse algún tipo de operación, es normal sentir cierta intranquilidad. Pero puede ayudarle saber que la gastrostomía es un procedimiento corriente y de corta duración, y que raras veces se producen complicaciones. Sin embargo, como con la mayoría de las operaciones, hay algunos riesgos, que su médico comentará con usted. Si tiene alguna otra pregunta o algo le preocupa, hable con su médico.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: julio de 2009



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud


Related Articles

Conceptos básicos sobre anestesia Comprender algunos conceptos básicos sobre la anestesia podrá ser útil para responder dudas y aliviar las preocupaciones, tanto suyas como de su hijo, tanto en el caso de una intervención menor en la que se aplica una inyección para adormecer el área como en el de una cirugía más compleja durante la que su hijo permanecerá "dormido".
Cómo preparar a su hijo para la anestesia Cuanto más preparado, calmo y tranquilo se encuentre con respecto a la cirugía y la anestesia, probablemente resultará más fácil la experiencia para usted y su hijo.
Cómo preparar a su hijo para una cirugía Su hijo necesita cirugía electiva y se ha fijado la fecha. A diferencia de la cirugía de emergencia, la intervención electiva le da tiempo para preparar a su hijo psicológicamente para su estadía en el hospital y la cirugía. La preparación adecuada puede ayudar a que su hijo se sienta menos ansioso ante la inducción de la anestesia y la cirugía y a que la recuperación sea más rápida.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Car Seat Safety Check

The Fuel the Miracles Car & Bike Show will take place September 27 at the Moraine Walmart.

Learn about healthy lifestyles including exercise and nutrition!

Car Seat Safety Check at Xenia Township Fire Station 51 on Brush Row Road

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org