Administración financiera durante una crisis

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Financial Management During Crisis)

Todo padre sabe que criar hijos es uno de los desafíos más satisfactorios de la vida. Pero si su hijo o hija tiene una enfermedad, afección o discapacidad crónica, el papel de los padres adquiere un propósito aún mayor. Usted es más que un afectuoso progenitor; usted se convierte en el principal defensor de la salud de su hijo o hija.

Aunque el precio emocional de criar un hijo gravemente enfermo puede ser devastador, no es más que una parte de todo el panorama. Incluso en estos momentos difíciles, usted debe considerar las implicaciones financieras de la enfermedad de su hijo o hija. Algunos padres se ven agobiados por los gastos médicos o reciben desagradables sorpresas cuando llegan cuentas imprevistas y honorarios adicionales. Hasta las familias acaudaladas suelen encontrarse al borde del colapso financiero debido a la acumulación de gastos médicos.

Aun así, mantener la salud financiera de su familia no es imposible. Si se organiza y planifica cuidadosamente, usted puede aprender a administrar su dinero durante una crisis médica.

Costos de la atención médica

Los costos de la atención médica a largo plazo suelen ser extraordinarios, y las familias no siempre se dan cuenta de esto hasta que reciben la primera factura o una explicación de beneficios que no entienden. "Cuando se tiene un hijo con tantas complicaciones médicas como el nuestro, lo único que nos preocupaba era que pudiera respirar cada día y las cuentas eran lo último en lo que pensábamos", explica Carol, cuyo hijo Dylan tiene espina bífida.

Algunos padres piensan que el seguro cubrirá la totalidad o la mayor parte de los gastos médicos de sus hijos, o que no será un problema poder pagar las necesidades de atención médica de éstos. Pero cada servicio médico tiene su propio precio, y los padres a menudo se escandalizan cuando se enteran de que la atención del hospital, los procedimientos quirúrgicos, las consultas médicas, las pruebas de laboratorio son servicios separados, con facturas separadas. "Financieramente, era un desastre en puerta. La primera factura del hospital, sin incluir la operación ni la anestesia, era de $308.000", dice Kellie, cuya hija tiene una discapacidad grave. Hasta el típico copago del 10% puede consumir las reservas financieras de una familia.

Algunos padres pueden pasar por alto los costos que están indirectamente relacionados con la atención de sus hijos, costos que pueden sumarse rápidamente. Estos incluyen el tiempo que tienen que faltar al trabajo, la guardería infantil para los hermanitos, el aumento de las facturas de gas y electricidad, el transporte especial, y las renovaciones en el hogar, tales como rampas para acceso de silla de ruedas.

Hay maneras de controlar estos costos, pero usted necesitará información para negociar la manera de sortear las dificultades del sistema de atención médica.

Explicación del sistema de atención médica

La mejor manera de entender las facturas y prevenir problemas financieros es tomar medidas preventivas. Infórmese todo lo que pueda acerca de su plan de seguro médico.

Así como desea saber la mayor información posible acerca de la salud de su hijo, también debería obtener la mayor información posible acerca de su póliza de seguro. ¿Qué médicos participan en su plan? ¿Qué servicios están cubiertos? Entérese del significado del lenguaje de los seguros:

  • copago: la parte o el porcentaje de la factura que le corresponde pagar a usted
  • deducible: la cantidad que debe pagar antes de que su compañía de seguros pague los servicios
  • derivación: su compañía de seguro podría exigir que el médico personal de su hijo lo derive a otro médico o especialista antes de pagar los servicios proporcionados por otro médico
  • precertificación: usted podría tener que comunicar por adelantado a su compañía de seguro qué pruebas o tratamientos médicos ha indicado el médico. Si usted no realiza la precertificación antes de recibir el tratamiento, es posible que el seguro no cubra el procedimiento.
  • proveedor de la red: cualquier médico, hospital u otro proveedor de servicios médicos que haya acordado participar en la red de su compañía de seguros y ofrezca sus servicios con tarifas negociadas. También se le llama proveedor participante.
  • condición preexistente: una lesión o enfermedad que existía antes de la fecha de vigencia de su póliza de seguro actual y por lo tanto podría no estar totalmente cubierta.
  • usual, habitual y razonable: se refiere a la cantidad que cobran normalmente los proveedores de atención médica por servicios y tratamientos en la zona donde usted vive

Entender el diseño y las políticas de su plan médico puede llegar a ahorrarle miles de dólares.

Posiblemente le resulte útil obtener una copia escrita de su póliza a través del asegurador. Aunque tal vez tenga un libro de información de inscripción de su empleador, la póliza proporciona detalles específicos sobre su cobertura. Si su compañía de seguros tiene un sitio en la red de Internet, le convendría visitarlo para obtener más información.

Las pólizas y las facturas suelen resultar confusas, pero puede encontrar ayuda disponible. Estos pasos sencillos le pueden ayudar a evitar problemas:

  • Ubique los recursos existentes dentro del hospital de su hijo o hija, tal como un asesor financiero o una oficina de asuntos comerciales del hospital, donde responderán sus preguntas relacionadas con los gastos médicos del niño.
  • Pida al hospital que asignen un administrador de casos a su hijo o hija. Si el hospital no tiene un asesor permanente, solicíteselo a su compañía de seguro.
  • Informe a los proveedores de atención médica de su hijo o hija de los beneficios y las limitaciones de su plan médico. Ellos pueden defender sus intereses al coordinar la atención con su plan médico.
  • Negocie honorarios con los médicos, las clínicas y el hospital, y elabore planes de pago que pueda cumplir.
  • ¡Organícese! Lleve un diario y archivos para registrar las consultas médicas y otros servicios proporcionados (incluidas las pruebas de laboratorio, radiografías, tomografías computarizadas, etc.) y los honorarios de estos servicios a fin de tener la información sobre la atención médica de su hijo o hija fácilmente accesible. Esto podría parecer mucho trabajo, pero le resultará sumamente útil cuando trate con su compañía de seguro.
  • Conozca sus derechos como consumidor de servicios médicos. Si su compañía de seguro se rehúsa a cubrir ciertos gastos, apele la decisión. Los médicos de su hijo o hija a veces pueden escribir cartas o ayudarle a apelar ante la compañía de seguro para lograr que se cubran ciertos servicios.
  • Comuníquese con el departamento de seguros de su estado si tiene problemas con la cobertura del seguro médico de su hijo o hija, especialmente si ya ha apelado una cobertura denegada o inadecuada.

Señales de alerta de problemas financieros

Las familias suelen esforzarse para pagar los nuevos gastos, especialmente si uno de los padres debe dejar de trabajar para cuidar de un hijo. Es posible que las facturas mensuales habituales se dejen de lado o se ignoren. La deuda comienza a acumularse, y una familia que ha mantenido un estilo de vida cómodo puede encontrarse en dificultades.

Si las preguntas siguientes le resultan demasiado conocidas, quiere decir que ha llegado el momento de buscar ayuda:

  • ¿Gasta usted más de lo que gana?
  • ¿Usa su tarjeta de crédito para pagar las compras diarias?
  • ¿Paga solamente las cuotas mínimas de las facturas o se salta pagos completos?
  • ¿Tiene ahorros inadecuados o ni siquiera los tiene?
  • ¿Usa adelantos en efectivo de las tarjetas de crédito para pagar otros gastos?
  • ¿Recibe llamadas de agencias de cobro a morosos?
  • ¿Ha recibido avisos de desconexión de los servicios públicos?

El hecho de dejar las cosas para más adelante puede convertirse en su peor enemigo. Pasar por alto las obligaciones financieras ahora puede llevar a problemas mayores más adelante, como quiebra, pérdida de bienes y malos antecedentes crediticios, todo lo cual puede afectar a toda la familia. En lugar de aplazar las cosas, comunique su problema lo antes posible a la persona u oficina indicada.

Negociación de pagos

Es fundamental que se mantenga en contacto habitual con las personas que preparan y envían sus facturas. Tan pronto como sea posible, llame a los consultorios médicos, departamentos de facturación, oficinas comerciales de los hospitales, acreedores, e instituciones de préstamo para explicar el cambio en su situación familiar. La mayoría de las personas están dispuestas a colaborar con usted, pero no sabrán que usted necesita ayuda a menos que se los diga.

Algunas oficinas posiblemente le pidan que lo "ponga por escrito". La mayoría de los médicos o asistentes sociales de los hospitales tendrán mucho gusto en escribir una carta en su nombre, explicando por qué se necesita más tiempo para pagar una cuenta o para apelar una decisión de la compañía de seguro.

Los acreedores pueden ser indulgentes, reorganizando planes de pago, aceptando pagos parciales, y otras soluciones por el estilo, pero necesitan que usted se comunique con ellos. Aun cuando sólo pueda efectuar una parte de un pago, demostrará su intención de mantener su compromiso.

Los padres que han pasado por este proceso aconsejan que usted:

  • Notifique la situación a las oficinas correspondientes lo antes posible.
  • Se mantenga en contacto con sus acreedores.
  • Se acuerde de anotar los nombres y números de teléfono de las personas que le atienden.
  • Documente la fecha, hora y resultados de sus comunicaciones telefónicas.
  • Pague algo, aunque sea una pequeña cantidad, de cada factura, cada mes como gesto de buena fe.

Dónde obtener ayuda

Pocas personas sobrellevan una enfermedad catastrófica sin necesitar algún tipo de ayuda. Tal vez le resulte difícil poner su orgullo de lado y solicitar ayuda, pero a la familia y los amigos generalmente les complace dar una mano.

Recurra a su administrador de casos, especialmente para descifrar las facturas y entender la documentación. Acuérdese de mantener a su administrador de casos al día con la información nueva y mantenerse en contacto frecuente. Las oficinas comerciales de los hospitales también pueden ser valiosas para interpretar las facturas, estimar los costos o comunicarse con su compañía de seguro en su nombre.

Compare anotaciones con otras familias que hayan tenido que enfrentar los problemas de una enfermedad catastrófica. Sus esfuerzos podrían ahorrarle tiempo y energía, y muchos padres aprecian el apoyo de quienes han tenido problemas similares.

También puede obtener asistencia financiera a corto y largo plazo de varias fuentes, incluyendo organismos privados y gubernamentales. Es posible que se sorprenda al descubrir la cantidad de servicios que tiene a su disposición y el entusiasmo con que otras personas se hacen cargo de sus necesidades.

Explore estas organizaciones privadas:

  • fundaciones de beneficencia
  • organizaciones relacionadas con enfermedades o discapacidades
  • asociaciones cívicas o de bienestar social
  • iglesias y grupos comunitarios

Aunque no todos proporcionan ayuda financiera, podrían indicarle otras fuentes y servicios que sí lo hagan.

Las organizaciones gubernamentales pueden asistirle también en la atención médica y otros cuidados para su hijo o hija. No necesita estar en el nivel de pobreza para reunir las condiciones; de hecho puede ser elegible para programas que ni siquiera se imaginaba que existían. Dos de estos programas gubernamentales que complementan el seguro médico de un niño con una enfermedad crónica o grave son Medicaid y el Ingreso de Seguro Suplementario (SSI). Al investigar varias posibilidades de asistencia, pregúntele a su administrador de casos acerca de éstas y otras opciones.

Usted puede aprovechar también la asesoría financiera y el apoyo gratuito que ofrecen los organismos nacionales como Consolidated Credit Counseling Service (CCCS). El CCCS proporciona asesores financieros certificados que ayudan a las familias a examinar su cuadro financiero y sobrellevar la deuda. Ellos pueden negociar con los acreedores en su nombre para reducir los pagos, las tasas de interés y eximir de los cargos o multas por mora. Usted puede elegir inscribirse en su programa formal de administración de deudas, en cuyo caso enviaría un pago mensual a la oficina de CCCS, que después prorratea y distribuye sus pagos a los acreedores.

Lo importante, sin embargo, es que aun cuando procure asistencia financiera, necesitará reducir sus gastos.

Cómo reducir sus gastos

Para garantizar su estabilidad financiera, usted debe aprender a recortar sus gastos mediante cambios en su estilo de vida. Cuando usted tiene un hijo enfermo, sus prioridades cambian. Es posible que su nuevo presupuesto no le permita salir a comer afuera algunas veces al mes; pero tendrá que poder pagar la cuenta de la electricidad.

Podría resultarle útil comparar los costos mensuales con sus ingresos, y después eliminar los gastos que no sean completamente necesarios. Otros consejos:

  • Evite comprar por impulso.
  • Elimine los "lujos", tales como la televisión por cable.
  • Cambie a prescripciones genéricas siempre que sea posible.
  • Compre comestibles al por mayor y aproveche los cupones y las ofertas especiales de las tiendas.
  • Use dinero en efectivo en lugar de la tarjeta de crédito siempre que sea posible.

Si toma una decisión consciente de reducir gastos, actuar sin demoras, hacer preguntas y aprender a encontrar y aceptar ayuda, usted podrá proteger el futuro de su familia.

Actualizado y revisado por: Leta Bachman, CPAT
Fecha de revisión: septiembre de 2008



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud
Web SiteHablemos en Confianza


Related Articles

Cuando su niño está en la sala pediátrica de cuidados intensivos (PICU) El ingreso de un niño al hospital siempre causa ansiedad y temor; más aún cuando lo ingresan a la sala pediátrica de cuidados intensivos pediátricos (PICU - siglas en inglés). A pesar de eso, con un entendimiento básico del personal y equipo en PICU usted puede reducir sus temores y estar mejor preparado para ayudar a su niño a recuperarse.
Comunicarse con el médico o profesional de la salud A veces, los médicos, las enfermeras y otros profesionales de la salud hablan su propio idioma. Sus comentarios cuentan con una buena dosis de acrónimos, de referencias a los términos médicos formales de enfermedades y órganos, y de terminología con la que usted quizá no esté familiarizado.
Cuando su bebé nace con un problema de salud No hay ninguna forma de prepararse completamente para las complicaciones que pueden surgir durante el parto o para recibir la noticia de que se ha tenido un bebé con una anomalía congénita o un problema médico. Pero estar informado sobre los problemas de salud más frecuentes en los recién nacidos y cómo se tratan puede reducir los miedos y ansiedades sobre la posibilidad de que algo vaya mal.
Cómo preparar a su hijo para una cirugía Su hijo necesita cirugía electiva y se ha fijado la fecha. A diferencia de la cirugía de emergencia, la intervención electiva le da tiempo para preparar a su hijo psicológicamente para su estadía en el hospital y la cirugía. La preparación adecuada puede ayudar a que su hijo se sienta menos ansioso ante la inducción de la anestesia y la cirugía y a que la recuperación sea más rápida.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Get your family started on a healthy lifestyle

Join the Beavercreek TWIG groups 11, 17, and 22 for the annual spring luncheon, Run for the Roses, on April 26, 2014 at the Beavercreek Golf Club.

Wally Bear and family friendly 1 or 5 mile walk

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org