¿Se trata de una urgencia (emergencia) médica?

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Is It a Medical Emergency?)

Incluso los niños que están sanos se lesionan o enferman a veces. En algunos casos, a usted le entrará el pánico y querrá llevar a su hijo sin perder ni un minuto al servicio de urgencias médicas del hospital más cercano. En otros casos, le resultará más difícil determinar si una lesión o enfermedad requiere la atención inmediata de un profesional de la salud o si puede atender a su hijo usted mismo sin salir de casa.

Básicamente, distintos problemas requieren distintos niveles de atención. Y, cuando su hijo necesite algún tipo de atención médica, usted tendrá muchas opciones diferentes:

  • Tratarlo en casa. Muchas lesiones y enfermedades menores, incluyendo algunos cortes, algunas erupciones cutáneas, los resfriados, los rasguños, los ataques de tos y los moretones, se pueden tratar en el entorno doméstico con curas y medicamentos de venta sin receta médica.
  • Llamar al pediatra. Esta suele ser una buena opción en la mayoría de los casos. Si usted tiene dudas sobre el nivel de cuidados médicos que necesita su hijo, el pediatra —o una enfermera que trabaje en su consulta— podrá indicarle los pasos a seguir en cada caso.
  • Llevarlo a un centro de urgencias. Un centro de urgencias puede ser una buena opción por la noche o en fin de semana, cuando la consulta del pediatra de su hijo esté cerrada, aunque no se trate necesariamente de una urgencia médica. En este tipo de centros sanitarios, generalmente se hacen radiografías, se ponen puntos y grapas y se atienden las lesiones menores que, aunque no suponen ninguna amenaza para la vida del paciente, requieren atención médica en el mismo día.
  • Llevarlo al servicio de urgencias de un hospital. Los servicios de urgencias hospitalarios pueden tratar un amplio abanico de problemas de salud graves, como las hemorragias importantes, los traumatismos craneoencefálicos, las convulsiones, la meningitis, las dificultades respiratorias, la deshidratación y las infecciones bacterianas.
  • Llamar al número de teléfono de emergencia (911 en los Estados Unidos). Algunas situaciones son tan graves que usted necesitará la ayuda de personal médico preparado para transportar a su hijo al hospital. Esas situaciones incluyen haber sufrido un accidente de tráfico, haberse hecho una lesión importante en la cabeza o el cuello, haber ingerido una dosis excesiva de determinado medicamento y no despertarse, no respirar o estar poniéndose azul. En estos casos, es mejor llamar al 911 y pedir una ambulancia.

En calidad de padre, es difícil hacer este tipo de evaluaciones sin tener un título de medicina. Usted no querrá llevar a su hijo a toda prisa a un servicio de urgencias hospitalarias si no se trata realmente de una urgencia y puede esperar a pedir hora con el pediatra. Pero, por otro lado, tampoco querrá dudar y perder un tiempo precioso para solicitar atención médica si su hijo necesita un tratamiento inmediato. Si tiene dudas, lo mejor que puede hacer es llamar al pediatra del niño. A medida que su hijo vaya creciendo —e inevitablemente vaya contrayendo más enfermedades y teniendo más accidentes— usted aprenderá a confiar en sí mismo a la hora de decidir cuándo se trata de una urgencia médica y cuándo no.

Recuerde que en aquellos casos en que usted sepa que el problema de su hijo es leve, es mejor que vaya a un centro de urgencias, lleve al niño al pediatra o trate el problema en casa, en vez de llevarlo al servicio de urgencias de un hospital porque, cuanta más gente acude a estos servicios por problemas médicos que no son urgentes, más tiempo tiene que esperar todo el mundo para ser atendido. Si usted duda sobre si el problema de salud de su hijo es o no una urgencia médica, llame al pediatra.

¿Debería ir al servicio de urgencias de un hospital?

He aquí algunos ejemplos de cuándo debería llevar a su hijo a un servicio de urgencias hospitalarias:

  • tiene dificultades para respirar o le falta el aliento
  • se ha producido un cambio en su estado mental, por ejemplo, se ha puesto anormalmente soñoliento de repente, no hay forma de despertarlo o parece desorientado o confundido.
  • se ha hecho un corte u otra herida en la piel y no hay forma de cortar la hemorragia
  • presenta rigidez de nuca acompañada de fiebre
  • respira muy deprisa y su frecuencia cardiaca no baja
  • ha ingerido accidentalmente alguna sustancia venenosa o una dosis excesiva de un medicamento
  • está sangrando profusamente o ha sufrido un traumatismo craneoencefálico.

Hay otras situaciones que, aunque pueden parecer alarmantes, no requieren desplazarse a un servicio de urgencias hospitalarias. Llame al pediatra de su hijo si este presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • fiebre alta (por encima de los 40º C)
  • dolor de oído
  • dolor en el abdomen
  • cefalea
  • una erupción en la piel
  • respiración levemente sibilante
  • tos persistente

Siempre que tenga dudas, llame al pediatra de su hijo. Aunque él no esté disponible, la enfermera de su consulta debería poder indicarle si debería o no llevar al niño a un servicio de urgencias hospitalarias. Incluso por la noche y los fines de semana, muchos pediatras tienen servicios de localización o contestadores automáticos que les permiten contestar a las llamadas o ponerse en contacto con sus pacientes cuando reciben un mensaje de estos últimos.

Centros de urgencias

Habrá bastantes ocasiones en que su hijo contraerá una enfermedad o se hará una lesión que, a pesar de no poner en peligro su vida, requerirá atención médica en el mismo día. En tales casos, usted debería considerar llevarlo a un centro de urgencias de su área.

Los centros de urgencias generalmente atienden a los pacientes sin que estos hayan tenido que concertar cita previa, como ocurre en los servicios de urgencias hospitalarias. Pero están equipados y disponen de personal preparado para tratar problemas leves que no representan una amenaza para la vida de los pacientes. Generalmente los pacientes son atendidos por un médico, quien es posible que les mande hacerse algunas pruebas, como radiografías o análisis de sangre.

La mayoría de estos centros abren por las noches, los días de fiesta y los fines de semana para que los pacientes reciban tratamiento cuando no están abiertas las consultas de los pediatras. Algunos abren 24 horas al día todos los días de la semana. Los casos en que usted podría llevar a su hijo a uno de estos centros incluyen:

  • cortes sangrantes
  • lesiones leves
  • vómitos o diarrea
  • fuerte dolor de oído
  • dolor de garganta
  • picaduras de insectos infectadas
  • reacciones alérgicas leves
  • sospecha de esguince o fractura
  • mordeduras de animal de carácter leve.

Los médicos que trabajan en los centros de urgencias independientes a menudo están especializados en atender urgencias o son médicos de familia especializados en el tratamiento de enfermedades propias de la población adulta y de la pediátrica. Algunos centros de urgencias también cuentan con enfermeros practicantes y ayudantes médicos entre su personal. En muchos hospitales infantiles los servicios de urgencias tienen una sección especial reservada para el tratamiento de lesiones y enfermedades menores del tipo de las que se tratan en los centros de urgencias.

Averigüe dónde se encuentran los centros de urgencias más cercanos a su domicilio —antes de que llegue la situación en que necesite ir a uno. El pediatra de su hijo tal vez pueda recomendarle algún centro en concreto de su área. Por lo general, es mejor seleccionar un centro que cumpla todos los requisitos legales y en el que trabajen médicos titulados en sus respectivas especialidades, como pediatría, medicina familiar o medicina de urgencias. Algunos de estos centros, aparte de aceptar pacientes sin cita previa, permiten pedir hora de visita con antelación. Probablemente también le interesará informarse sobre si el centro está incluido en su seguro médico familiar.

Hable con el pediatra de su hijo antes de que este enferme o se lesiones sobre cómo enfocar en tema de las urgencias médicas y sobre su política en lo que se refiere a la atención de las necesidades médicas de sus pacientes fuera de las horas de consulta. ¡Si dispone de esta información con antelación, tendrá una cosa menos por la que preocuparse cuando su hijo enferme o se lesione!

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: abril de 2013



Related Resources

Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias (conocida como SAMHSA por sus siglas en ingles)


Related Articles

Folleto de instructiones: Caídas (Falls) Es muy común que los niños pequeños que están aprendiendo a caminar, correr y trepar se caigan. Aunque la mayoría de estas caídas producen sólo contusiones y moretones leves, algunas pueden causar graves lesiones que requieren atención médica inmediata.
Folleto de instructiones: Congelación (Frostbite) La exposición al frío extremo puede causar congelación, una grave afección que requiere atención médica de emergencia.
Folleto de instructiones: Convulsiones (Seizures) Aunque las convulsiones pueden ser atemorizantes, suelen durar apenas algunos minutos, cesan por sí mismas y casi nunca son potencialmente mortales.
Prevenir las lesiones deportivas de su hijo Conociendo las causas de las lesiones deportivas y cómo prevenirlas, usted podrá contribuir a que la práctica deportiva sea una experiencia positiva para su hijo.
Botiquín de primeros auxilios Un buen botiquín de primeros auxilios, guardado en un lugar de fácil acceso, es una necesidad en todos los hogares. Tenerlo todo preparado con antelación le ayudará a afrontar cualquier urgencia médica sin perder tiempo.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados.
Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com



 

Upcoming Events

The 29th Ghost N' Goblins 5k Run and Walk registration. The 5k Run/Walk benefits Dayton Children's Hospital.

Literacy celebration for students of Cleveland Pre K-6 School

Edison School Family Fun Night for Literacy

Sponsored by families with ASD, it's the 10th Annual Autism Friendly Halloween Party

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org