Pertusis (Tos convulsa)

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Whooping Cough (Pertussis))

La pertusis, también conocida como "tos convulsa", es una infección del sistema respiratorio provocada por la bacteria Bordetella pertusis (o B. pertusis). Se caracteriza por accesos severos de tos que terminan en un sonido "ululante" cuando la persona inhala. Antes de que se descubriera una vacuna, morían anualmente entre 5.000 y 10.000 personas por tos convulsa en los Estados Unidos. Actualmente, la vacuna contra la tos convulsa ha reducido la cifra de muertes anuales a menos de 30.

Si bien la tos convulsa puede presentarse a cualquier edad, es más severa en niños y lactantes de menos de un año que no han sido inmunizados (la inmunización temprana puede prevenir esta grave enfermedad en bebés). Aproximadamente el 40% de todas las infecciones con pertusis se da en niños de menos de un año y sólo el 15% ocurre en niños mayores de 15 años. La mitad de las muertes por tos convulsa se dan en lactantes de menos de un año y las complicaciones graves son más comunes en este grupo.

La incidencia de la tos convulsa entre adolescentes y adultos ha ido en aumento en los últimos años. Éste es un hecho importante, porque los adolescentes y adultos con tos que pueden no darse cuenta de que tienen tos convulsa son actualmente la principal fuente de infección para lactantes y niños.

Signos y síntomas

Los primeros síntomas de tos convulsa son similares a los de un resfriado común:

  • secreciones en la nariz
  • estornudos
  • tos leve
  • leve fiebre

Aproximadamente después de 1 a 2 semanas, la tos seca e irritante se transforma en accesos de tos. Durante un acceso de tos, que puede durar más de un minuto, el niño puede ponerse rojo o morado. Al finalizar el acceso de tos, el niño quizás haga un ruido característico al inhalar o vomite. Entre cada acceso, el niño suele sentirse bien.

Si bien es probable que los bebés y niños pequeños infectados con B. pertusis desarrollen los episodios de tos característicos con el sonido que los acompaña, no todos ellos lo harán. Sin embargo, en ocasiones, los bebés no tosen ni emiten un sonido ululante como los niños más grandes. Puede parecer que les falta el aire y tener la cara enrojecida y pueden llegar a dejar de respirar por unos segundos durante accesos de tos particularmente severos.

Los adultos y adolescentes con tos convulsa pueden presentar síntomas más leves o atípicos, tales como una tos prolongada sin los accesos de tos o el sonido ululante.

Contagio

La tos convulsa o pertusis es altamente contagiosa. La bacteria pasa de persona a persona a través de diminutas gotas de fluido de la nariz o la boca de una persona infectada. Éstas pueden ser transportadas por el aire cuando la persona estornuda, tose o se ríe. Otras personas pueden infectarse al inhalar las gotas o si las gotas entran en contacto con sus manos y después se tocan la boca o la nariz. Las personas infectadas contagian más durante las primeras etapas de la enfermedad, hasta aproximadamente 2 semanas después de que comienza la tos. Los antibióticos reducen el período de contagio a 5 días después del inicio del tratamiento con antibióticos.

Prevención

La pertusis se puede prevenir con la vacuna contra la tos convulsa, que forma parte de la inmunización DTaP (difteria, tétanos, pertusis acelular). Las vacunas contra DTaP se aplican como rutina en cinco dosis antes del sexto cumpleaños del niño. Como en el caso de todos los programas de inmunización, existen importantes excepciones y circunstancias especiales. El médico de su niño contará con la información más actualizada.

Los expertos consideran que hasta el 80% de los miembros de familias no inmunizadas desarrollarán tos convulsa si viven en la misma casa que una persona que presenta la infección. Por este motivo, cualquier persona que entre en contacto con otra que tenga tos convulsa debe recibir antibióticos para evitar la propagación de la enfermedad. Los niños pequeños que no recibieron las cinco dosis de la vacuna pueden necesitar una dosis de refuerzo si están expuestos a un familiar infectado.

Incubación

Por lo general, el período de incubación (el tiempo que pasa desde el momento de la infección hasta la aparición de los síntomas) para la tos convulsa es de 7 a 10 días, pero puede ser de hasta 21 días.

Duración

La tos convulsa puede provocar síntomas prolongados. Inicialmente, el niño suele presentar los síntomas de un resfriado común durante 1 ó 2 semanas. Este lapso es seguido por aproximadamente 2 a 4 semanas de tos fuerte aunque, en algunos casos, los accesos de tos pueden durar más. La última etapa consta de otras cuantas semanas de recuperación con la desaparición gradual de los síntomas. En algunos niños, el período de recuperación puede extenderse por meses.

Tratamiento profesional

Si cree que su hijo tiene tos convulsa, debe consultar a un médico. El médico realizará el diagnóstico después de armar una historia clínica y realizar un examen físico completo. Quizá tome muestras de mucosidad de la nariz y la garganta de su hijo para determinar si presenta una infección con pertusis. Estas muestras se envían a un laboratorio, donde se examinan y se realiza un cultivo en busca de la bacteria B. pertusis. También se pueden realizar un análisis de sangre y una radiografía de tórax.

Si su hijo tiene tos convulsa, recibirá tratamiento con antibióticos, generalmente durante 2 semanas. Muchos expertos consideran que la medicación es más eficaz para acortar la tos convulsa cuando se administra en la primera etapa de la enfermedad, antes de que comiencen los accesos de tos. Pero los antibióticos son muy importantes, aun cuando se los comience a administrar más tarde, porque pueden detener la propagación de la infección con pertusis a otras personas. Pregúntele al médico de su hijo si los demás miembros de la familia deben tomar antibióticos en forma preventiva o si deben recibir refuerzos de vacunas.

Algunos niños con tos convulsa deben ser tratados en un hospital. Los bebés y niños pequeños tienen mayores probabilidades de ser hospitalizados, porque presentan un mayor riesgo de complicaciones como neumonía (se presenta en aproximadamente uno de cada cinco niños de menos de un año con tos convulsa). Hasta el 75% de los lactantes de menos de 6 meses de edad con tos convulsa recibirán tratamiento en un hospital. Los bebés y niños pequeños tienen más probabilidades de requerir internación, porque el riesgo de que desarrollen complicaciones como la neumonía, infecciones en los oídos, deshidratación, y convulsiones es mayor. En lactantes de menos de 6 meses, la tos convulsa puede llegar a poner en riesgo la vida.

Durante la hospitalización, un niño puede necesitar que le aspiren las secreciones respiratorias espesas. Se controla la respiración del niño y es posible que necesite oxígeno. El niño puede necesitar fluidos intravenosos si presenta señales de deshidratación y tiene dificultad para comer. Además, el niño será aislado de otros pacientes y se tomarán precauciones especiales a fin de evitar que la infección pase a otras personas, incluyendo el personal del hospital y las visitas.

Tratamiento en el hogar

Si su hijo está recibiendo tratamiento para la tos convulsa en el hogar, respete los horarios de los antibióticos tal como el médico los indicó. Seguramente, darle a su hijo medicamentos para la tos no será de ayuda, ya que, por lo general, ni siquiera los medicamentos más fuertes pueden aliviar los accesos de tos de la tos convulsa.

A medida que su hijo se recupere, déjelo descansar en la cama y utilice un vaporizador de agua fría. Esto ayudará a aflojar las secreciones respiratorias y a aliviar los pulmones y los conductos respiratorios irritados. (Si utiliza un vaporizador, asegúrese de seguir las instrucciones para mantenerlo limpio y libre de moho; en general, con pequeñas cantidades de lejía (blanqueador). Además, intente mantener su hogar libre de factores irritantes que puedan provocar los accesos de tos, tales como aerosoles, humo de cigarrillos o humo de alimentos, chimeneas y estufas en las que se queme madera.

Los niños con tos convulsa pueden vomitar o no comer y beber mucho debido a la tos frecuente. Por lo tanto, ofrezca a su hijo porciones de comida más pequeñas y con mayor frecuencia, y anímelo a tomar mucho líquido. Además, esté atento a las señales de deshidratación, que pueden incluir las siguientes: sed, irritabilidad, inquietud, letargo, ojos hundidos, boca y lengua secas, piel seca, llanto sin lágrimas, menos idas al baño para orinar (en bebés, menos pañales húmedos).

Cuándo llamar al médico de su hijo

Comuníquese con el médico de su hijo si sospecha que su hijo tiene tos convulsa. Asimismo, llame al médico si su hijo ha estado en contacto con alguna persona con tos convulsa, aun cuando su hijo haya recibido todas las vacunas programadas contra la tos convulsa.

Su hijo debe ser examinado por un médico si tiene accesos de tos prolongados, especialmente si estos accesos presentan las siguientes características:

  • hacen que su hijo se ponga colorado o morado
  • son seguidos de vómitos
  • están acompañados de un sonido ululante cuando su hijo inhala después de toser

Si a su hijo ya le diagnosticaron tos convulsa y está recibiendo tratamiento en el hogar, busque ayuda médica de inmediato si tiene dificultades para respirar o presenta señales de deshidratación.

Actualizado y revisado por: Cecilia diPentima, MD
Fecha de revisión: octubre de 2008



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud
Web SiteHablemos en Confianza


Related Articles

Los pulmones y el sistema respiratorio Despiertos o dormidos, no tenemos que pensar en respirar: es tan necesario para vivir que se hace automáticamente. Cada día, respiramos aproximadamente 20.000 veces, y para cuando tengamos 70 años habremos aspirado al menos 600 millones de veces.
Asma El asma es una afección crónica de los pulmones que provoca la inflamación de las vías aéreas (los conductos que transportan el aire hacia el interior y el exterior de los pulmones).
Bronquiolitis La bronquiolitis es una enfermedad común del tracto respiratorio, provocada por una infección respiratoria que afecta las diminutas vías aéreas, denominadas "bronquiolos", que llevan a los pulmones. A medida que estas vías aéreas se inflaman, se hinchan y se llenan con mucosidad, haciendo que al niño le cueste respirar.
Preguntas frecuentes sobre inmunizaciones Las inmunizaciones han protegido a millones de niños(as) de enfermedades potencialmente mortales y han salvado miles de vidas. De hecho, algunas enfermedades aparecen con tan poca frecuencia que algunos padres se preguntan si todavía son realmente necesarias.
Neumonía ?Neumonía? es un término general que engloba las infecciones de pulmón, que pueden estar provocadas por diversos microorganismos, como virus, bacterias, hongos y parásitos.
Crup El término crup no se refiere a una sola enfermedad, sino a un conjunto de afecciones que involucran la ?inflamación de las vías respiratorias superiores y producen una tos perruna, sobre todo cuando el niño llora.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

The 1st Annual Logan X. Hess Stop Child Abuse Poker Run and Car Show will take place August 3. The ride begins at the Piqua American Legion and ends at Edison Community College. The car show will be at Edison Community College.

Car Seat Safety Check at Russell's Point Municipal Building

Play golf at the world-class NCR Country Club golf course to benefit Dayton Children’s Pediatric Cancer Care Center. Enjoy the Hoopla festivities featuring dinner and an outstanding silent auction and a guest presentations from our brave Dayton Children's ambassador fighting cancer.

Car Seat Safety Check

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org