Deporte, ejercicio y diabetes

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Sports, Exercise, and Diabetes)

Si su niño quiere ganar el primer lugar o sólo ir de caminata por tu pueblo, la diabetes no necesita interferir en el ejercicio ni en las competencias deportivas. Aún algunos atletas profesionales, desde un nadador olímpico con la medalla de oro, a un golfista profesional o hasta un lanzador de béisbol de la liga nacional, están relacionados con la diabetes mientras ejercitan y compiten. Su hijo también puede hacerlo. Como cualquiera, la gente con diabetes es más saludable si hace mucho ejercicio. En realidad, el ejercicio puede ayudar a algunos a mejorar el control de su diabetes

La manera en que el ejercicio ayuda a los niños con diabetes

Aquí están algunos beneficios generales y saludables del ejercicio y los beneficios específicos que ofrece para los niños con diabetes:

  • Mejor salud para la vida. El ejercicio fortalece los huesos y músculos, ;reduce el riesgo de las enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer.
  • Grandes habilidades físicas. Con el ejercicio, los niños pueden lograr una mejor coordinación, equilibrio, esfuerzo y resistencia. También, el ejercicio puede incrementar los niveles de energía.
  • Mejor reacción a la insulina y un mejor control del azúcar en la sangre. El ejercicio permite que la insulina funcione mejor en el cuerpo, lo cual ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre en un rango más saludable.
  • Mantenimiento de peso. Para alcanzar y mantener un peso saludable, comer correctamente no es suficiente, la gente necesita hacer ejercicios. El ejercicio quema calorías y forma más músculos que, por otra parte, ayuda al cuerpo a quemar más calorías. Para las personas con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2, el tener demasiado peso no permite que la insulina funcione bien para controlar los niveles de azúcar del cuerpo.
  • Experiencia de vida. Cuando los niños salen afuera de la casa y van al campo o visitan el gimnasio, tienen la oportunidad de conocer nueva gente y obtienen nuevas experiencias interesantes. Si intentan comenzar un deporte, también aprenden sobre el trabajo en equipo, el espíritu deportivo y la competencia.
  • Confianza incrementada. El ejercicio ayuda a aumentar la autoestima y la confianza. Mediante el ejercicio, los niños llegan a dominar o mejorar una habilidad, a ayudar dentro de un equipo y a saber lo que son capaces de lograr.
  • Estimulo mental. El ejercicio puede ayudar a mitigar la tensión y el estrés, fomentar la relajación y mejorar el humor. El ejercicio aún puede ayudar a despejar la mente y la hacerla más alerta para prestar mejor atención.

Todo ejercicio es fantástico, desde pasear con el perro o montar bicicleta hasta jugar en un equipo deportivo. Para maximizar los beneficios, establezca una meta para su hijo de hacer 60 minutos de ejercicios diarios por 5 a 6 días a la semana. Como en cualquier momento de un nuevo estilo de vida saludable, los nuevos hábitos físicos pueden ser difíciles en un principio para que los niños los adopten, pero experimentando los beneficios del ejercicio puede ayudar a los niños a mantenerse firmes en su programa.

Preparándose para el ejercicio

Todos los niños necesitan obtener un examen físico antes de empezar un deporte. Para los niños con diabetes, es importante hablar con el doctor antes que empiecen cualquier nuevo régimen físico que realmente aumente el nivel de actividad de su niño. El doctor de su hijo le hará saber sobre cualquier cambio en el horario de pruebas, los medicamentos y otras cosas que necesitará pensar para el ejercicio o deporte.

Es probable que el doctor dé luz verde a cualquier actividad que su niño quiera empezar, después de todo, el ejercicio es una parte vital para el control de la diabetes. Sin embargo, puede haber consideraciones especiales si su niño está interesado en ciertos deportes riesgosos como escalar en las rocas, el vuelo con ala delta o el buceo. Estos deportes requieren una gran concentración, una buena condición física y la diabetes bien controlada. Si los problemas de la diabetes ocurren y afectan las habilidades de una persona durante estos deportes, puede haber alguna herida seria; de manera que es importante el permiso de un doctor y la preparación apropiada.

Si su hijo está comenzando recién a hacer ejercicios o a practicar deportes, su apoyo emocional también es importante. Si un padre tiene miedo y restringe a un niño a la participación, el padre puede reforzar en su niño el sentido de ser diferente, enfermo o frágil. Es mejor tomar una actitud positiva y dejar que el niño sepa que él o ella puede tener éxito en los deportes con gran esfuerzo, como cualquier otro niño del equipo, con tal que se tomen algunas precauciones extras.

¿Qué pasa cuando los niños con diabetes hacen ejercicios?

Cuando la gente con diabetes hace ejercicios, pueden experimentar una disminución del azúcar en la sangre, llamada hipoglucemia, o la subida del azúcar en la sangre, llamada hiperglucemia.

La hipoglucemia puede ocurrir durante o después del ejercicio, cuando el cuerpo ha utilizado mucho de su azúcar almacenada, especialmente si los niveles de insulina se mantienen altos después de una inyección. Los signos de la disminución del azúcar en la sangre incluyen sudor, mareo, temblor, debilidad, ansiedad, hambre, dolor de cabeza, problemas de concentración y confusión. Casos más severos pueden causar un desmayo o un ataque.

Puede ser que los niños con diabetes necesiten verificar el nivel de azúcar en la sangre y consumir un bocadillo para prevenir una disminución en el nivel de azúcar en la sangre. O si su hijo está comenzando un horario riguroso de ejercicios, como el entrenamiento para algún deporte, el doctor puede recomendar una reducida dosis de insulina para prevenir la hipoglucemia.

Los niveles altos de azúcar en la sangre también tienen que ser considerados antes o durante el ejercicio de los hijos con diabetes. Los músculos necesitan más energía durante el ejercicio de modo que el cuerpo responde con la emisión extra del azúcar o glucosa a la sangre. Si el cuerpo no tiene la insulina suficiente para utilizar la glucosa, el azúcar se quedará en la sangre. Esto puede causar que la persona orine más, lo cual puede ocasionar la deshidratación, especialmente cuando la persona está perdiendo más agua del cuerpo por el sudor y la respiración difícil durante el ejercicio. Otros signos de un alto nivel de azúcar en la sangre incluyen sed excesiva, fatiga, debilidad y visión borrosa.

Hay otras razones para que los niños que tienen la diabetes tipo 1 no hagan ejercicios, si no tienen bastante insulina en su sangre. Si éste es el caso, las sustancias llamadas cetonas pueden presentarse en la orina o en la prueba de sangre. Las cetonas se forman en la sangre cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina para poder utilizar el azúcar en la sangre como energía, entonces el cuerpo se ve forzado a quemar grasa como combustible.. Los niveles de cetonas en la sangre pueden subir a niveles altos si las personas con poca insulina en la sangre hacen ejercicios, lo cual pone a la persona en una condición de riesgo llamada cetoacidosis diabetica o CDA (DKA, por sus siglas en inglés). El doctor le indicará cómo hacer la prueba para cetonas si su hijo tiene la diabetes tipo 1, y si es necesario, puede darle a su hijo insulina adicional para poner a su atleta otra vez en acción.

Probablemente el doctor quiera que su hijo verifique los niveles de azúcar en la sangre antes de comenzar a hacer ejercicios. El equipo de personas que cuida la salud de su hijo definirá qué niveles de azúcar en la sangre necesitan atención antes, durante y después del ejercicio, y también le explicará como actuar y retornar a la práctica. Asegúrese que su hijo sepa reconocer los síntomas de hipoglucemia e hiperglucemia, lo cual significa que es tiempo para dejar de hacer ejercicios y seguir las instrucciones del doctor.

Sugerencias de ejercicios para los niños con diabetes

El equipo del cuidado de la salud para la diabetes de su hijo su hijo le ofrecerá sugerencias específicas para ayudarle a su hijo a alistarse para hacer ejercicios o comenzar un deporte, pero aquí están algunos consejos para los niños y adolescentes con diabetes:

  • Ajustar los horarios de la prueba de sangre. El doctor de su hijo indicará cualquier cambio en la frecuencia u hora de las pruebas de sangre cuando su hijo haga ejercicios.
  • Tomar la insulina a tiempo. El doctor de su hijo podría recomendar un cambio de la dosis de insulina para el ejercicio o deporte. Si su hijo se inyecta la insulina, sería bueno evitar la parte del cuerpo que más se usa en su deporte particular (como inyectar en la pierna inmediatamente antes de la práctica de fútbol). Esto puede causar que la insulina se absorba más rápidamente, incrementando el riesgo de hipoglucemia. Si su hijo lleva una bomba de insulina, asegúrense que no le incomode para el ejercicio y que no se desconecte o dañe. Consulte con el doctor sobre lo que debe hacer si su hijo necesita o quiere quitarse la bomba durante el ejercicio.
  • Comer bien. El grupo de personas al cuidado de su hijo también le ayudará a ajustar los planes de las comidas de su hijo para proveer la energía extra necesaria durante el ejercicio. Por ejemplo, el equipo del cuidado de la salud quizás recomiende bocadillos extras antes, durante o después del ejercicio. Anime a su hijo a que sea estricto con las recomendaciones y explíquele las consecuencias de no seguirlas, como la disminución del azúcar en la sangre. Además de los síntomas que éste pueda causar, la hipoglucemia puede interferir con la actuación de su hijo en los deportes y su habilidad de participar. Los niños, especialmente, los adolescentes, pueden ser tentados a intentar estrategias, como consumir muchos carbohidratos antes de correr o reducir la cantidad de calorías o agua para lograr un peso liviano para una lucha libre. Estos tipos de comportamiento pueden producir problemas para la gente con diabetes, porque pueden aumentar la probabilidad de hiperglucemia o hipoglucemia.
  • Traer bocadillos y agua. Si su hijo está jugando fútbol americano en la escuela o nadando en su patio, él o ella debería siempre tener bocadillos y agua a la mano. El consumo rápido de azúcar le ayudará si el nivel de azúcar de su hijo desciende demasiado, y el tomar agua le ayudará a prevenir la deshidratación.
  • Alistar una mochila. Aliste los suministros de las pruebas, medicamentos, una pulsera médica de alerta, información sobre los contactos de emergencia, y una copia del plan de control de la diabetes si su hijo hace ejercicio lejos de casa. Si usted guarda estas cosas en una mochila especial u otra bolsa, le ayudará para que no tenga que empacar y desempacar cada vez que su hijo salga.
  • Informe a los entrenadores. Si su hijo participa en deportes organizados, infórmeles a los entrenadores sobre la diabetes de su hijo. Déles instrucciones escritas para que puedan responder a los problemas. Ellos también deben comprender que su hijo pueda tener la necesidad de tomar algunas decisiones como consumir un bocadillo o inyectarse insulina- para controlar la diabetes antes, durante o después de un partido.
  • Tomar el control. Los niños con diabetes necesitan tomar el control de su propia salud. A veces, esto presenta un desafío cuando son supervisados por una figura de autoridad como un maestro o entrenador frente a un grupo de niños. Ayúdele a su hijo a entender que el control apropiado de su diabetes quizás signifique la interrupción a un maestro o entrenador, y eso está bien. Su hijo debe sentirse libre de detenerse en la práctica durante un deporte o ejercicio para poder atender las necesidades de su diabetes, como consumir un bocadillo por los síntomas de la disminución del azúcar o chequear su nivel de glucosa en la sangre.

Con la aprobación del doctor de su hijo, con un plan claro para prevenir y controlar los problemas y alguna preparación avanzada, ¡Su hijo puede cosechar los muchos beneficios que traen la participación en los deportes y el ejercicio!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: julio de 2012



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud
Web SiteHablemos en Confianza


Related Articles

Comiendo afuera cuando su hijo tiene diabetes Para muchas familias puede ser un placer comer afuera. Los niños con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 no tienen que renunciar a este gusto, sólo tienen que tener algunas precauciones extras y asegurarse de que escojan comidas nutritivas en porciones razonables.
El peso y la diabetes Una dieta balanceada y una vida activa son importantes para que los niños puedan mantener un peso saludable. Pero para los niños con diabetes, esos aspectos son aún más trascendentales. Eso se debe a que el peso influye en la diabetes y la diabetes influye en el peso de una persona.
Diabetes tipo 1: ¿Qué es? La diabetes es una condición crónica que necesita atención cuidadosa, pero con algo de conocimiento práctico usted puede ser el aliado más importante de su hijo para aprender a vivir con la enfermedad.
Diabetes tipo 2: ¿Qué es? La diabetes es una condición crónica que necesita atención cuidadosa, pero con algo de conocimiento práctico, usted puede hacer que su hijo sea su aliado más importante para aprender a vivir con la enfermedad.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Get your family started on a healthy lifestyle

Join the Beavercreek TWIG groups 11, 17, and 22 for the annual spring luncheon, Run for the Roses, on April 26, 2014 at the Beavercreek Golf Club.

Wally Bear and family friendly 1 or 5 mile walk

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org