Diabetes: cuándo llamar al médico

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Diabetes: When to Call the Doctor)

Para cuidar de un niño con diabetes, es necesario, entre otras cosas, saber cuándo pedir ayuda médica. Sin importar si su niño padece de diabetes tipo 1 o 2, su programa de control de la diabetes contiene instrucciones sobre qué hacer en diferentes situaciones médicas. A medida que vaya adquiriendo experiencia en ayudar a su hijo a controlar la diabetes, se sentirá más seguro para resolver diferentes situaciones vinculadas con su salud.

A quién llamar

A quién pedirle ayuda, en caso de que su niño se sienta mal, se lastime o tenga algún síntoma de la diabetes, depende de diferentes factores, como los síntomas y la gravedad de éstos. El programa de control de la diabetes de su hijo debe indicar claramente cuándo y a quién llamar para pedir ayuda.

En la mayoría de los casos, incluso cuando los problemas se deben a la diabetes, debe recurrir, en primer lugar, al médico de cabecera de su hijo, que puede ser un pediatra o el médico de la familia. Tanto si es para hacer una pregunta como para coordinar una cita, el médico de cabecera de su hijo podrá brindarle ayuda. Sin embargo, es posible que, en algunos casos, el programa de control de la diabetes le sugiera que se comunique con otros miembros del equipo de diabetes, como un especialista en endocrinología pediátrica, un enfermero o un educador certificado en diabetes.

Si considera que está ante una emergencia, llame al 911 o lleve a su hijo a una sala de emergencias. Pero antes de hacer una llamada o salir velozmente hacia la sala de emergencias, no olvide brindarle a su hijo la atención de urgencia que le ha sido indicada (por ejemplo, aplicar una inyección de glucagón en un caso de reacción severa por bajo nivel de azúcar en la sangre).

Qué informarle al equipo médico

Si su niño con diabetes necesitara atención médica, los profesionales podrían preguntarle lo siguiente:

  • los síntomas,
  • los niveles de glucosa en sangre,
  • los niveles de cetona en orina,
  • la temperatura del niño,
  • qué alimentos y bebidas consumió,
  • la medicación que está tomando y el número de teléfono de su farmacéutico y
  • la información de contacto del equipo médico de la diabetes de su niño.

Tenga esta información a mano cuando llame al médico de su hijo o cuando solicite atención médica de emergencia.

Si su hijo se siente mal o está lastimado

Si su hijo se enferma, especialmente si tiene fiebre, náuseas, vómitos, diarrea, o si se ve alterada su capacidad para comer o beber, debe llamar al médico.

Además, tanto el médico como los demás miembros del equipo de diabetes deben ser notificados cuando su hijo:

  • haya sufrido alguna herida importante (más que un corte pequeño, un raspón o un golpe),
  • vaya a ser sometido a una intervención quirúrgica (especialmente si ésta interfiere con la alimentación normal o si implicará anestesia o sedantes) o
  • necesite tomar alguna nueva medicación que le hayan recetado (algunos medicamentos pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre).

Si su hijo tiene problemas relacionados con la diabetes

Es probable que el programa de control de la diabetes de su hijo le indique que debe llamar al médico o buscar atención médica de emergencia si éste manifiesta problemas relacionados con la diabetes, como la hiperglucemia, la cetoacidosis o la hipoglucemia.

Hiperglucemia

“Hiperglucemia” significa que el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre es mayor que el normal. En una persona diabética, los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden presentarse por diferentes razones, como no recibir suficiente insulina, consumir bebidas o comidas que contengan mucha azúcar o carbohidratos, o por el estrés físico que puede provocar una enfermedad, una lesión o una excesiva tensión física o emocional.

Debe llamar al médico de su hijo si:

  • los niveles de azúcar en la sangre de su niño se mantienen por encima del rango recomendado por el equipo de tratamiento médico de la diabetes, especialmente si su hijo está manifestando síntomas característicos, como tener mucha sed y orinar excesivamente;
  • además de tener los niveles de azúcar en la sangre elevados, su orina contiene cetonas (un indicador de que podría estar desarrollando una cetoacidosis diabética).

Cetoacidosis diabética (DKA por sus siglas en inglés)

En la mayoría de los casos, la cetoacidosis diabética se presenta cuando una persona que padece de diabetes no recibe suficiente insulina (y, por lo tanto, los niveles de azúcar en la sangre también son elevados) o si se encuentra estresada por alguna enfermedad o alguna lesión. Cuando el cuerpo no puede utilizar la glucosa como combustible, procesa la grasa para obtener energía. Cuando se procesa la grasa, el cuerpo produce unas sustancias químicas llamadas cetonas, que luego aparecen en la sangre y en la orina. Los niveles elevados de cetonas hacen que la sangre se vuelva más ácida, lo cual se conoce como “cetoacidosis diabética” (DKA). La cetoacidosis es una afección grave que pone en riesgo la vida y requiere atención médica urgente.

Debe buscar ayuda médica inmediata si detecta cetonas en la orina de su hijo y si presenta síntomas de la DKA, como los siguientes:

  • dolor abdominal,
  • náuseas o vómitos,
  • respiración rápida y profunda o
  • somnolencia excesiva, confusión o pérdida de la conciencia.

Hipoglucemia

La hipoglucemia se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre es menor que el normal. Las personas que padecen de diabetes son más propensas a sufrir de hipoglucemia (también conocida como “bajo nivel de azúcar en la sangre”) si no comen lo suficiente, si reciben una dosis de medicamento superior a la necesaria para el control de la glucosa (como la insulina) o si realizan más ejercicio físico que de costumbre.

Debe prestar atención ante una posible hipoglucemia si su niño siente:

  • hambre excesiva,
  • temblores,
  • sudor,
  • debilidad,
  • somnolencia o
  • mareos.

De ser posible, realícele un análisis de azúcar en la sangre para confirmar que los síntomas se deben a un bajo nivel de azúcar. Pero si resulta imposible verificar el nivel de azúcar en ese momento, no deje de tomar las medidas necesarias para aliviar los síntomas de su hijo (podrá verificar los niveles de azúcar en la sangre luego de haber hecho lo necesario para regresar los valores al rango normal). El programa de control de la diabetes de su hijo debe incluir instrucciones para saber identificar y tratar la hipoglucemia. Siempre se debe comenzar por tratar la hipoglucemia y recién después puede llamar al médico para aclarar dudas o preocupaciones.

Debe aplicarle inmediatamente una inyección de glucagón a su hijo (siguiendo las instrucciones de su programa de control de la diabetes) si éste manifiesta síntomas severos de hipoglucemia, como los siguientes:

  • confusión,
  • pérdida del conocimiento o
  • convulsiones.

Intentar que su hijo consuma alimentos o bebidas con azúcar o que tome tabletas de glucosa en una situación de este tipo puede llegar a ser dificultoso o hasta peligroso; tampoco conviene demorar el tratamiento mientras intenta llamar a un médico o una ambulancia. Luego de recibir glucagón, debido a un episodio grave de bajo nivel de azúcar en la sangre, el niño debería despertarse en 10-15 minutos y comer o beber azúcar o tabletas de glucosa para evitar que el nivel de azúcar vuelva a caer. Si su hijo no reacciona luego de la inyección de glucagón, llame al 911.

Debe llamar al médico o al equipo de tratamiento médico si su hijo:

  • ha tenido un episodio grave de bajo nivel de azúcar en la sangre (una vez que lo haya tratado) o
  • está teniendo episodios de hipoglucemia más frecuentes o inexplicables.

Si su hijo está teniendo problemas con la hiperglucemia o la hipoglucemia, debe comunicarse con su equipo médico para decidir si es necesario modificar el tratamiento.

Si su hijo tiene problemas emocionales o de conducta

Todos los padres, tengan hijos con diabetes o no, consultan con los médicos por los mismos motivos. Pero en el caso de los niños diabéticos, se deben tener en cuenta otros asuntos. Algunas cuestiones sociales o psicológicas pueden llegar a necesitar atención médica ya que podrían ser indicadores de posibles problemas mentales serios y afectar el control de la diabetes del niño.

Debe llamar al médico de su hijo si éste manifiesta síntomas de depresión o de algún otro problema mental, como los siguientes:

  • tristeza permanente,
  • falta de energía,
  • irritabilidad, enojo o ansiedad,
  • incapacidad para concentrarse,
  • cambios en los hábitos del sueño y la alimentación o
  • pensamientos recurrentes acerca de la muerte o el suicidio.

También debe llamar al médico de su hijo si cree que él está abusando de las drogas o del alcohol o si:

  • parece retraído, deprimido o cansado,
  • se ha vuelto hostil o no está dispuesto a colaborar,
  • ha dejado de ver a sus antiguos amigos,
  • ha perdido interés por su aspecto o lo ha modificado drásticamente,
  • ha perdido el interés por sus pasatiempos, deportes u otras actividades que disfrutaba o
  • ha modificado sus hábitos de alimentación.

Además, es importante que le comunique al médico o al equipo de tratamiento médico si sospecha que él no está respetando el régimen de su programa (por ejemplo, si no está comiendo o si no toma la medicación en la escuela). No es conveniente que usted maneje este tipo de problemas solo (de hecho, es mejor para la salud de su hijo que comparta esta información con su médico).

Cómo preparar a su hijo para cuando usted no esté cerca

¿Qué ocurre si su hijo necesita asistencia médica cuando usted no está con él? Estos puntos pueden ayudar a preparar a su niño y a los que estén cuidando de él:

  • Asegúrese de que su hijo lleve siempre una pulsera o un collar que indique su condición de diabético.
  • Asegúrese de que su hijo lleve los elementos necesarios para hacerse los análisis, artículos para su tratamiento e información de contacto cada vez que salga de su hogar o que no esté bajo su cuidado.
  • Dígale a su hijo que está bien que llame a un médico o al 911 en caso de sufrir algún problema médico urgente.
  • Asegúrese de que los maestros y las personas a cargo de su niño (niñeras, adultos en casas de amigos, personal de la escuela y entrenadores) sepan identificar y resolver los problemas relacionados con la diabetes. Provea instrucciones escritas para que todos sepan qué hacer en casos de emergencia.

Una vez que usted, su hijo y quienes estén a cargo de su cuidado se hayan preparado, usted tendrá la tranquilidad de saber que podrán resolverse con eficacia los problemas relacionados con la diabetes.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: julio de 2012



Related Resources

Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias (conocida como SAMHSA por sus siglas en ingles)


Related Articles

El control de la diabetes: por qué es importante Aunque el desarrollo socio-emocional sano es el principal objetivo a la hora de controlar la diabetes infantil, probablemente habrá oído al pediatra o al equipo de diabetología de su hijo hablar mucho sobre el "control de la diabetes". Con esta expresión, se refieren a mantener el azúcar, o glucosa, en sangre lo más cerca posible del intervalo deseado.
Deporte, ejercicio y diabetes Si su niño quiere ganar el primer lugar o sólo ir de caminata por tu pueblo, la diabetes no necesita interferir en el ejercicio ni en las competencias deportivas.
¿Se puede prevenir la diabetes? Como todo padre, usted quiere proteger a su hijo de todas las cosas, lo cual, por supuesto, es virtualmente imposible. Pero, ¿puede prevenir que su hijo adquiera diabetes?
Comiendo afuera cuando su hijo tiene diabetes Para muchas familias puede ser un placer comer afuera. Los niños con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 no tienen que renunciar a este gusto, sólo tienen que tener algunas precauciones extras y asegurarse de que escojan comidas nutritivas en porciones razonables.
La alimentación del niño diabético Aunque los niños con diabetes no tienen que seguir una dieta especial para dicha enfermedad, quizás necesiten prestar más atención a qué hora comen y cuánta comida está en su plato.
Hablar con su hijo acerca de la diabetes Como padre de un niño con diabetes tipo 1 o tipo 2, quizás en un primer momento, se sienta conmocionado, triste o hasta incluso enojado o culpable: son emociones perfectamente normales. Pero cuanto más sepa acerca de la diabetes, menos ansiedad sentirá y mejor preparado estará para hablar de esta enfermedad con su hijo; podrá ayudarlo a manejar la enfermedad y, en definitiva, permitirá que su hijo aprenda a asumir con responsabilidad su diabetes.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados.
Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com



 

Upcoming Events

Crafts, games, diabetes vendors, a child-firendly research update, plus a visit from a Type 1 Santa!

Any family affected by autism is welcome to attend. RSVP now.

Wiley's Comedy Joint will have a comedy show featuring Rob Haney on December 14. Admission is free to anyone bringing a new toy for Dayton Children's.

Car Seat Safety Check

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org