Cuando su hijo necesita una escayola (yeso)

Print this page Bookmark and Share
Parents

Read this in English

(When Your Child Needs a Cast)

Los huesos rotos, o fracturas, son percances comunes en la infancia. Y aunque un hueso puede romperse en un segundo por una caída en el parque o por un golpe jugando al fútbol, el proceso de curación tarda algo más.

La mayoría de las veces en que un niño se rompe un hueso, es necesario escayolárselo. Una escayola, o yeso, es un vendaje grande y duro que se hace con fibra de vidrio o yeso, y que mantiene el hueso inmóvil para que se cure. Dependiendo de la edad del niño y del tipo de fractura, la escayola debe llevarse entre 4 y 10 semanas.

Para las facturas pequeñas, puede ser suficiente una férula. Una férula actúa como un soporte ajustable para el hueso roto que puede colocarse en uno o dos lados, mientras que la escayola rodea todo la zona del hueso roto y tiene que ser quitada por el médico cuando el hueso se cura.

Tipos de rotura

Aunque un médico puede saber si un hueso está roto sólo con ver la zona de la lesión, para confirmar la fractura y determinar el tipo, pedirá que se haga una radiografía.

Los tipos de fractura comunes en los niños incluyen:

  • fractura en rodete: una fractura incompleta, o parcial, en la que un lado se curva sin que el otro lado se rompa
  • fractura en rama/tallo verde: otra fractura parcial en la que un lado del hueso se fractura y el otro de curva (esta fractura recuerda lo que sucede cuando intentas partir una rama verde)
  • fractura cerrada: una fractura en la que la piel está intacta
  • fractura abierta (o compuesta): una fractura en la que el extremo del hueso roto atraviesa la piel (tiene un mayor riesgo de infección)
  • fractura no desplazada: una fractura en la que los fragmentos de cada lado de la fractura están alienados
  • fractura desplazada: una fractura en la que los fragmentos de cada lado no están alienados. Este tipo de fractura requiere que se aplique presión a los huesos con el niño sedado o mediante cirugía, para asegurarse de que los fragmentos quedan correctamente alienados antes de colocar la escayola

La mayoría de las fracturas se ven fácilmente en una radiografía. Sin embargo, las fracturas que afectan al cartílago de crecimiento, o placa epifisiaria (la zona de tejido expansible cerca de los extremos de los huesos largos en niños y adolescentes), a menudo no se aprecian en las radiografías. Si existe la sospecha de que puede haberse producido este tipo de fractura, el médico aplicará el tratamiento adecuado aunque la fractura no aparezca en la radiografía.

Antes de colocar la escayola

En las fracturas desplazadas, antes de colocar la escayola, se debe reparar el hueso, o realinearlo, para que se suelde en la posición correcta.

Cuando el médico puede enderezar los huesos desde el exterior de la lesión, este procedimiento se denomina reducción cerrada. En la reducción cerrada se aplica presión para volver a colocar los huesos en su sitio. Para ello, suelen administrarse medicamentos calmantes y sedantes por vía intravenosa en el brazo.

Si la fractura es complicada o más seria, puede ser preciso realizar una reducción abierta. La reducción abierta es un procedimiento quirúrgico por el que se hace una incisión en la piel y se colocan clavos y placas en los fragmentos del hueso roto para estabilizarlo mejor mientras se cura. Se hace bajo anestesia general.

Poner la escayola

Colocar una escayola es relativamente fácil. Primero se envuelve la zona lesionada con varias capas de algodón suave. A continuación, el médico o el técnico ortopédico aplica una capa de yeso o de fibra de vidrio sobre el algodón. La capa externa está húmeda, pero se endurecerá al secarse para formar una cubierta protectora. A veces los médicos hacen pequeños cortes en los extremos de la escayola para dejar espacio por si se produce alguna inflamación.

Hay muchos tipos de escayolas para todos los tipos de fracturas. Los más corrientes son:

  • escayola corta de brazo, que se coloca desde los nudillos de la mano hasta justo debajo del codo. Estos tipos de yeso se utilizan para fracturas de antebrazo y muñeca y tras algunas intervenciones quirúrgicas.
  • escayola larga de brazo, que va desde la parte superior del brazo hasta los nudillos de la mano. Este yeso generalmente se utiliza para fracturas de la parte superior del brazo y el codo, pero también puede usarse en fracturas del antebrazo.
  • escayola corta de pierna, que va desde justo por debajo de la rodilla hasta la base del pie. Normalmente se utiliza para fracturas del tobillo y de la parte inferior de la pierna o tras intervenciones quirúrgicas.
  • escayola larga de pierna, que se aplica desde la parte superior del muslo hasta el pie. Estos yesos se utilizan para curar fracturas de la rodilla, la parte inferior de la pierna y el tobillo.
  • escayola corta en espica de cadera, que va desde el tórax hasta las rodillas y se utiliza para mantener inmóviles los músculos y tendones de la cadera después de una intervención quirúrgica.

A veces se pone una férula durante unos días (normalmente de 3 a 7), antes de colocar la escayola. Esto permite que la inflamación se reduzca y se pueda ajustar mejor la escayola.

Las férulas suelen fijarse mediante broches, velcros o esparadrapo, pero no pueden quitarse ni reajustarse aunque el niño sienta alguna incomodidad. Sólo un médico o un técnico ortopédico puede ajustar una férula.

Escayola a corto plazo

La zona de la fractura probablemente dolerá y estará inflamada durante unos días. Por ello es posible que el médico recomiende tomar paracetamol o ibuprofeno para aliviar el dolor.

El médico puede recomendar además:

  • Elevar el miembro. Use algo blando, como una almohada, para mantener por encima del corazón el brazo o la pierna lesionado, con el objetivo de reducir la inflamación.
  • Aplicar hielo. Ponga hielo en una bolsa de plástico y coloque la bolsa sobre la zona de la lesión.

Si la escayola o la férula se llevan en el brazo, la enfermera o el técnico le dará un cabestrillo para aguantarlo. Un cabestrillo es una tela con una banda que se pasa alrededor del cuello y funciona como una especie de manga donde el brazo puede descansar cómodo e inmóvil. Si un niño que se ha roto la pierna está suficientemente desarrollado y tiene la altura adecuada, le darán muletas para que pueda moverse con mayor facilidad.

A veces puede usarse una "escayola para andar" (una escayola para el pie o la pierna con un artilugio especial en el talón que permite caminar), pero el niño no debería usarla hasta que esté seca.

Escayola a largo plazo

Para que los huesos se curen bien, hay que tener en cuenta ciertas medidas para que la escayola haga su trabajo. Los siguientes consejos pueden ser útiles para cuidar la escayola:

  • Mantener secas las escayolas no impermeables. Muchas escayolas y férulas no son impermeables y por ello es muy importante que se mantengan secas. Puede que el médico le recomiende usar una bolsa o funda de plástico para bañarse o ducharse. Si una escayola no impermeable se moja, puede perder su rigidez y su forma, y ya no servirá para mantener inmóvil el hueso lesionado. Si se moja el algodón de relleno, puede producirse una erupción o una infección por debajo de la escayola. Si la escayola o la férula de su hijo se moja, póngase en contacto en seguida con su médico.
  • No introduzca objetos ni sustancias. En algún momento su hijo sentirá que le pica la piel por debajo de la escayola. No deje que introduzca ningún objeto para rascarse, pues podría arañarse la piel y provocar una infección. Tampoco debe introducir en el interior de la escayola polvos de talco, cremas o aceites.
  • Compruebe que no se produzcan grietas. Revise de vez en cuando el yeso para comprobar que no haya grietas, roturas, desgarros o zonas blandas. Si nota algo de esto, pónganse en contacto con su médico.
  • No haga ninguna modificación en la escayola. La familia y los amigos pueden decorar la escayola, pero no se debe extraer el relleno de algodón, cortar trozos o cosas por el estilo.

Cuándo llamar al médico

Cuando las férulas y las escayolas se aplican correctamente y se siguen las instrucciones para cuidarlas, es raro que se produzcan complicaciones. A veces pueden formarse llagas si el relleno se sale y la férula o la escayola roza la piel. Estas llagas podrían infectarse. Si las escayolas o férulas estás demasiado apretadas, los dedos de los pies pueden ponerse morados; esto se alivia reajustando la escayola o la férula.

Póngase en contacto con su médico si nota algo de lo siguiente:

  • aumento de dolor que no mejora con hielo, levantando el miembro o con calmantes
  • compresión excesiva que provoca entumecimiento u hormigueo en la mano o el pie
  • dedos de la mano que se ponen blancos, morados o azules
  • pérdida de movimiento de los dedos de los pies o de las manos
  • un ampolla por debajo de la escayola
  • olor o supuración extraños procedentes del interior de la escayola
  • un rotura en la escayola o una escayola que empieza a quedar holgada
  • la piel junto a los bordes de la escayola está roja o irritada
  • fiebre

Extracción de la escayola

Una vez se haya curado el hueso, la escayola deberá quitarse con una pequeña sierra eléctrica. La hoja de la sierra no está afilada; el borde es romo y redondeado y vibra arriba y abajo. Esta vibración es suficientemente fuerte como para romper la fibra de vidrio o el yeso, pero no puede dañar la piel de su hijo. No intente sacar usted la escayola.

Una vez quitada la escayola, su hijo notará que la zona lesionada tiene un aspecto diferente y que la siente distinta. La piel estará pálida, seca o con escamas; el vello se verá más oscuro, y los músculos parecerán menores o más delgados. Todo esto es temporal. Con un poco de tiempo, y practicando los ejercicios especiales que recomiende el médico o el fisioterapeuta, el hueso y los músculos de alrededor volverán a funcionar como antes.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: julio de 2009



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud


Related Articles

Fracturas, esguinces, y torceduras La ruptura de un hueso (fractura) requiere cuidado médico de emergencia. Usted debe sospechar que su hijo(a) ha sufrido una fractura si él o ella han sentido o escuchado el sonido de uno de sus huesos como si se quebrara. Si su hijo(a) tiene dificultades moviendo la parte donde se ha golpeado o si la parte donde su hijo(a) ha sufrido el golpe se mueve de forma poco natural o duele mucho al tocarse.
Preguntas frecuentes sobre las escayolas Cuando a un niño le ponen una escayola, este cambio a menudo va acompañado de muchas dudas y preguntas. Aquí encontrará las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes que se plantean muchos padres –y muchos niños- sobre las escayolas.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Join Dayton Children's at the African American Cultural Festival. Learn about safe sleep for babies.

Value Added Packaging is hosting its 2nd annual Open House Job Fair Charity Event on Saturday, August 23.

Learn about healthy lifestyles!

Car Seat Safety Check

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org