Comadronas

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Midwives)

¡Enhorabuena, está embarazada! Dejemos que empiece el proceso de toma de decisiones. Elegir a un profesional de la salud para que cuide de usted y de su bebé durante el embarazo es una de las decisiones más importantes que deberá tomar.

En EE.UU., las elecciones de las mujeres embarazadas han estado limitadas tradicionalmente a un ginecólogo-obstetra o a un médico de familia con experiencia en embarazos. Pero, para algunas mujeres con embarazos de bajo riesgo y sin complicaciones, las comadronas son una excelente alternativa.

En Europa, las comadronas atienden más del 70% de los partos vaginales normales. Aunque las comadronas asistieron solamente el 7% de los partos de bebés norteamericanos en 1997, este porcentaje ha ido en aumento desde el año 1975. De todos modos, la mayoría de norteamericanos no saben muy bien qué hacen las comadronas, qué formación tienen o cómo contactar con una. ¿Es una comadrona una opción viable para usted?

La historia de las comadronas

El término "comadrona" proviene del latín commater, compuesto por cum, que significa conjuntamente, y mater, que significa madre. Las comadronas han ayudado a las mujeres a dar a luz desde el principio de la historia. Se encuentran referencias a comadronas en los antiguos escritos hindúes, en manuscritos de la Grecia y la Roma clásicas y en la misma Biblia.

Ya en el año 1560, en París las comadronas tenían que superar un examen oficial para obtener el título y atenerse a prácticas normativas. De todos modos, no todas las mujeres que ejercían como comadronas tenían esta formación. En el Reino Unido las comadronas tenían escasa preparación formal y no tenian que aprobar exámenes para obtener un título oficial hasta el año 1902. EE.UU. heredó el modelo inglés. Cada país tiene su modelo de asistencia al parto y en este apartado se describirá, esencialmente, el norteamericano.

Las primeras mujeres que ejercieron como comadronas en EE.UU. generalmente aprendían el oficio como aprendices, siguiendo los usos tradicionales. Desconocían los avances científicos para hacer frente a las infecciones, como las medidas higiénicas y la administración de fármacos como la penicilina. A principios del siglo XX, las mujeres y sus bebés tenían más probabilidades de morir cuando sus partos eran atendidos por comadronas que cuando lo era por médicos.

Alrededor de esa época, los médicos norteamericanos iniciaron una campaña contra las comadronas en la prensa, los tribunales y el Congreso, señalando la elevada mortalidad materna e infantil asociada a los partos asistidos por comadronas. Las investigaciones actuales sobre las primeras décadas del siglo XX sugieren que los médicos también intentaron copar las ganancias derivadas del negocio de la maternidad y por ello desprestigiaron a las comadronas a fin de evitar su competencia.

Independientemente de cuáles fueran las motivaciones de los médicos, la cuestión es que los índices de partos atendidos por comadronas descendieron bruscamente durante y después de la campaña. Pero, en respuesta a las críticas de la clase médica, en 1933 se fundó la primera escuela oficial para enfermeras comadronas norteamericana con el objetivo de incorporar la formación médica al enfoque tradicional del embarazo y el parto propio de las antiguas comadronas.

¿Qué tipo de preparación tiene una comadrona?

Actualmente, en EE.UU., las comadronas pueden tener varios tipos diferentes de preparación. El subtítulo que utilice la comadrona indicará su nivel de estudios y preparación. La mayoría de comadronas norteamericanas son enfermeras comadronas tituladas, conocidas en EE.UU. por las siglas CNM (certified nurse-midwive), las cuales:

  • Tienen por lo menos el título de enfermeras diplomadas y pueden tener el de licenciadas o doctoras.
  • Han completado la formación como enfermeras y como comadronas.
  • Han aprobado sendos exámenes oficiales nacionales y estatales para obtener el título.
  • Pueden ejercer como comadronas en todos los estados de EE.UU.
  • Pueden trabajar a las órdenes de un médico.

Aproximadamente el 96% de los partos asistidos por enfermeras comadrona tituladas tienen lugar en hospitales.

Una comadronas titulada, conocida en EE.UU. por las siglas CM (certified midwife), a pesar de no estar diplomada en enfermería, está igual de cualificada que una enfermera comadrona titulada. Puesto que este último titulu sólo existe desde 1997, hay pocas enfermeras comadronas tituladas. En la actualidad, sólo el estado de Nueva York reconoce este título como suficiente para ejercer como comadrona.

Una comadrona “de entrada directa”, o partera, puede o no tener un título universitario o diploma. Este tipo de comadronas se ha formado a través del sistema clásico de aprendices, en seminarios, mediante instrucción formal o una combinación de éstos sistemas. No en todos los estados se les exige trabajar junto con un médico y suelen asistir partos a domicilio o en centros de maternidad no hospitalarios. Pero no en todos los estados está regulado o permitido su ejercicio profesional.

Una comadrona profesional titulada, conocida en EE.UU. por las siglas CPM (certified professional midwife), es una comadrona que posee un titulo otorgado por la North American Registry of Midwives después de aprobar exámenes escritos y ejercicios prácticos. Las comadronas de entrada directa y las enfermeras comadronas tituladas pueden ser candidatas a obtener este título. Se les exige poseer experiencia en partos extrahospitalarios y generalmente asistencia a domicilio y en centros de maternidad. Su estatus legal varía en función del estado.

¿Cuál es la filosofía de la comadrona?

La formación de las comadronas hace hincapié en que el embarazo y el parto son procesos normales y saludables hasta que no se demuestre lo contrario. Las comadronas conciben su función como la de apoyar a la mujer embarazada mientras dejan que la naturaleza siga su curso.

Las comadronas también se centran en los aspectos psicológicos qué siente la madre en ciernes sobre el embarazo y la experiencia del parto. Animan a las mujeres a confiar en sus propios instintos y a buscar la información que necesitan para tomar decisiones apropiadas sobre el embarazo, el parto y la maternidad.

Por supuesto, los médicos comparten estos valores. Pero es más probable que un médico utilice pruebas preventivas y tecnología médica –como ecografías, monitorización fetal continua y administración de medicamentos para aliviar el dolor durante el parto– como componentes de la pauta estándar de cuidados durante el embarazo y el parto.

Los embarazos de alto riesgo es indudable que requieren este enfoque. Pero muchas comadronas lo consideran innecesario en la mayoría de embarazos sin complicaciones.

¿Qué hace una comadrona?

Generalmente las comadronas pasan mucho tiempo con la mujer durante las visitas prenatales abordando temas como sus preocupaciones y necesidades individuales, y las acompañan al máximo durante el parto. A veces favorecen determinadas posturas y prácticas durante todo el proceso del parto, como pasear, darse una ducha, mecerse o estirarse sobre las denominadas “pelotas de maternidad” -recomendaciones que no se suelen asociar al enfoque típicamente médico del parto. Las comadronas también suelen permitir que la mujer coma y beba durante el período de dilatación.

Las enfermeras comadronas tituladas, al igual que los médicos, pueden realizar algunas intervenciones médicas, como la monitorización electrónica fetal, administrar fármacos para provocar el parto o para aliviar el dolor, como la anestesia epidural, y practicar episiotomías, en caso necesario. Sin embargo, en algunos estados no está legalmente permitido que una comadrona titulada, una comadrona profesional titulada o una comadrona de entrada directa utilice esas técnicas sin la supervisión de un médico. Y los centros de maternidad no hospitalarios pueden o no estar equipados para practicar esos procedimientos.

Una comadrona, independientemente del título concreto que tenga, no puede practicar cesáreas. Si es necesario practicar una cesárea, un ginecólogo-obstetra deberá asistir el parto. Si durante el parto surge súbitamente cualquier complicación que puede poner en peligro la vida de la madre o la del bebé, la comadrona siempre deberá solicitar la asistencia de un ginecólogo-obstetra.

Las comadronas tituladas poseen formación en técnicas básicas de soporte vital para recién nacidos y, en el caso de que el bebé presente complicaciones repentinas tras el parto, pueden cuidar de él hasta que llegue el pediatra o neonatolólogo (un especialista en cuidados intensivos neonatales).

¿Le conviene contratar a una comadrona?

Varios estudios han mostrado que los partos supervisados por comadronas se asocian a resultados excelentes con menos intervenciones médicas que los partos promedio. Las pacientes atendidas por comadronas requieren menos a menudo el uso de monitorización electrónica fetal, anestesia epidural, episiotomía y cesárea. En cierta medida, esto obedece a que las comadronas sólo asisten a pacientes de bajo riesgo en embarazos sin complicaciones. Pero algunos investigadores atribuyen la mínima necesidad de intervenciones médicas al enfoque natural del parto y el alumbramiento propio de las comadronas, que puede reducir el miedo, el dolor y la ansiedad de las mujeres durante el parto.

No se recomienda que las comadronas, sin ayuda del médico, atiendan solas a las mujeres con embarazos de alto riesgo. Las mujeres con embarazos múltiples, complicaciones previas, diabetes gestacional, hipertensión arterial o que tenían algún problema de salud crónico antes del embarazo deberían comentar las opciones disponibles con su médico de familia o su ginecólogo-obstetra. Las enfermeras comadronas tituladas que ejercen en centros médicos con muchas prestaciones y que trabajan codo con codo con obstetras y perinatólogos (especialistas en embarazos de alto riesgo) pueden asistir a pacientes con factores de riesgo. Pero las comadronas que trabajan sin el asesoramiento de un médico o en centros médicos con servicios limitados generalmente no están capacitadas para asistir este tipo de partos.

La principal diferencia entre los médicos y las comadronas radica en que sólo el médico puede intervenir quirúrgicamente en caso necesario. Las comadronas no pueden practicar cesáreas y algunas de ellas tampoco pueden administras fármacos o anestesia. Si usted se siente más cómoda tendiendo estas dos opciones inmediatamente disponibles durante el parto, tal vez le convenga elegir a un ginecólogo-obstetra para que la asista durante el parto.

¿Y si algo va mal?

Las comadronas tienen la preparación necesaria para reconocer los signos de los problemas que pueden surgir durante el embarazo y el parto. Si surge una complicación en cualquier momento, la comadrona debería acudir a un médico. Si su comadrona no tiene un acuerdo explícito con un médico, asegúrese de averiguar qué haría en caso de que surgiera alguna complicación.

Si usted tiene pensado dar a luz en un centro de maternidad no hospitalario o en casa, es fundamental que disponga de un plan B para situaciones de urgencia. Si tuviera que acudir a un hospital, su comadrona la acompañaría y le seguiría apoyando durante todo el parto.

Pero es una buena idea que usted conozca con suficiente antelación la respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿De qué preparación o equipo dispone su comadrona para responder en situaciones de emergencia?
  • ¿A qué distancia se encuentra el hospital más cercano?
  • ¿Dispone de un medio de transporte confiable para cuando se ponga de parto?

Cómo encontrar una comadrona

Usted puede considerar la posibilidad de contratar los servicios de una comadrona en cualquier momento del embarazo. Las mujeres suelen pensar en buscar a una comadrona pocos meses antes de la fecha probable de parto, cuando empiezan a pensar seriamente en el nacimiento del bebé y a elaborar un plan de nacimiento.

Para evaluar las necesidades médicas de sus pacientes potenciales, la mayoría de comadronas les piden que les traigan las pruebas prenatales en la primera visita. Pocas comadronas aceptan a pacientes que tengan el embarazo muy avanzado a menos que tengan constancia de que han recibido los cuidados prenatales necesarios.

Entreviste atentamente a la persona que se haya planteado contratar como comadrona. Investigue sus antecedentes, títulos, experiencia y preparación en caso de emergencia. Puesto que va a mantener con ella una relación muy estrecha, asegúrese de que sus personalidades congenian ¿Se siente a gusto con ella? ¿Fluye fácilmente la conversación cuando están juntas?

Para localizar a una comadrona, puede pedirle referencias a su ginecólogo-obstetra, a su médico de familia o a sus amigos -o hacer clic en el tabulador de “Recursos adicionales” para más información.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: febrero de 2008
Revisado inicialmente por: Serdar Ural, MD



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud
Web SiteHablemos en Confianza


Related Articles

10 cosas sobre el embarazo que te sorprenderán Cuando acudas a tu primera consulta prenatal, tu doctor probablemente te abastecerá con cantidades de folletos que cubren todo tipo de examenes necesarios y aspectos tipicos de cada trimestre. Pero aunque tengas esta información, el embarazo puede tomar a cualquier futuro padre por sorpresa.
Calendario semanal del embarazo ¡Felicitaciones! El embarazo, tanto si lo está planificando como si ya está embarazada, es una época emocionante y una gran oportunidad para aprender sobre el crecimiento y desarrollo de su hijo.
Centros de maternidad y servicios de maternidad hospitalarios Durante el embarazo se tienen que tomar muchas decisiones. Decidir qué pruebas prenatales le van a practicar, seleccionar al pediatra del bebé y decidir quién va estar presente durante el parto son algunas de las decisiones más difíciles que usted deberá tomar. Pero dónde va a dar a luz –se trate de un hospital o de un centro de maternidad– es una de las decisiones más importantes que deberá tomar antes del parto.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Free bike helmets will be given out as part of the Monroe Bike Rodeo this year.

The 1st Annual Logan X. Hess Stop Child Abuse Poker Run and Car Show will take place August 3. The ride begins at the Piqua American Legion and ends at Edison Community College. The car show will be at Edison Community College.

West Carrollton Police will be on hand to insure proper fit for all bike helmets.

Sample the distinctive flavors of the many cultures of Old North Dayton while enjoying entertainment, children's activities and a bicycle decoration competition for ages 9-16. All bike entries MUST be registered with the Dayton Police in advance at go.cityofdayton.org or at the Festival at 5:30 PM.

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org