Medicamentos: su uso seguro

Print this page Bookmark and Share
Parents

(Medications: Using Them Safely)

Seguridad de los medicamentos

Dar medicamentos de manera segura a los niños puede ser complicado. Puede ser aterrador darle a un niño pequeño ciertos medicamentos si sabe que demasiado o no suficiente puede ocasionar serios efectos secundarios.

Pero con algunos pocos conocimientos y mucha verificación, puede darles a sus hijos medicamentos de manera segura y prevenir reacciones peligrosas.

El uso seguro de medicamentos significa saber cuándo son necesarios y cuándo no lo son. Siempre consulte con el médico si no está seguro si los síntomas requieren de tratamiento con medicamento.

En muchos casos, los tratamientos sin medicamentos pueden ser la mejor opción para una recuperación rápida, especialmente en casos de gripe o resfrío común. Suficiente descanso permitirá al cuerpo recuperarse y líquido transparente en abundancia (como agua, jugo y caldo) ayudará a evitar la deshidratación en niños por pérdida de líquido por vómito, diarrea, transpiración y secreción nasal.

Si su hijo sufre de congestión y nariz tapada, gotas de solución salina pueden diluir la secreción nasal. Un humidificador de vapor frío o un vaporizador de aire tibio puede mantener la humedad en el aire para ayudar a descongestionar. Sin embargo, si usa un humidificador o un vaporizador, asegúrese de limpiarlo completamente todos los días ya que bacteria y moho pueden desarrollarse si no se mantiene limpio y seco.

Administración de medicamentos

Para asegurar el uso seguro de medicamentos de venta libre (OTC, over-the-counter) o de receta médica, hable de los síntomas de su hijo con el médico y el farmacéutico.

Al dar medicamentos a su hijo, necesitará saber:

  • el nombre y el propósito del medicamento
  • cuánto, cuándo y por cuánto tiempo debe tomarse del medicamento
  • cómo se debe administrar el medicamento (si debe ser por la boca; aspirarse a los pulmones; aplicado en los oídos, ojos o recto; o aplicado en la piel)
  • cualquier indicación especial, como si el medicamento deberá tomarse con o sin alimentos
  • cómo deberá almacenarse el medicamento
  • cuánto tiempo puede almacenarse con seguridad el medicamento antes de que sea necesario descartarlo (por ejemplo, inhaladores para asma)
  • efectos secundarios comunes o reacciones
  • interacciones con otros medicamentos que esté tomando su hijo
  • qué sucede si su hijo no toma una dosis

Puesto que las dosificaciones de medicamentos de venta libre y recetados dependen del peso del paciente, asegúrese de que el médico y el farmacéutico tengan información actualizada sobre el tamaño de su hijo. Demasiado poco medicamento podría no ser eficaz y demasiado medicamento puede ser dañino. Además, diferentes medicamentos tienen diferentes concentraciones de ingredientes.

Asegúrese de que el médico y el farmacéutico sepan si su hijo tiene alergias o si toma otros medicamentos con regularidad.

Algunos medicamentos deberán darse según sea necesario (solo cuando un niño los necesite para ciertos síntomas, como dolor o molestias). Medicamentos de venta libre que alivian síntomas como el dolor o la fiebre (como acetaminofeno e ibuprofeno) deberán tomarse únicamente según las recomendaciones del médico. Los medicamentos de venta libre para la tos o resfriado no se recomiendan para niños menores de 6 años. Es muy importante hablar primero con el médico para asegurarse de que un medicamento de venta libre sea seguro para su hijo.

Muchos medicamentos, sin embargo, deberán tomarse hasta que se terminen según la receta del médico, aún si su hijo comienza a sentirse mejor antes de terminar la dosis. Por ejemplo, los antibióticos ayudan a matar bacterias en el cuerpo, por lo tanto, es importante terminar todas las dosis aún después de que desaparezcan los síntomas porque la infección podría regresar si uno deja de tomar el antibiótico antes de tiempo.

Conocer las abreviaciones

Antes de dar a su hijo un medicamento, asegúrese de conocer las abreviaciones:

  • cda = cucharada
  • cdta = cucharadita
  • oz = onza
  • ml = mililitro
  • mg = miligramo

Si la dosis recetada es de una unidad diferente a la de la jeringa, taza o cuchara de medir, no intente hacer la conversión y no use una cuchara ordinaria ya que no es lo mismo que una cuchara de medir. Consiga un dispositivo de medición en la farmacia o en la tienda que proporcione una dosis precisa.

¡Alerta sobre la aspirina!

Nunca dé aspirina a un niño, especialmente durante enfermedades virales. El uso de aspirina durante una enfermedad ocasionada por un virus (como gripe, varicela o una infección de las vías respiratorias superiores) puede causar el síndrome Reye, una enfermedad potencialmente mortal con síntomas como náusea, vómito y fatiga extrema que avanza a estado de coma.

Puesto que algunos medicamentos de venta libre (incluyendo algunos que alivian el dolor de cabeza y náusea) contienen aspirina, siempre deberá leer las etiquetas y consultar son su médico antes de usarlos. Tenga en cuenta de que algunos medicamentos que contienen aspirina usan palabras alternas a aspirina (como salicilato o acetilsalicilato), de manera que necesita evitar esos también.

Otras sugerencias para el uso seguro de medicamentos:

  • No intente diagnosticar usted mismo el problema de su hijo. Siempre consulte con su médico si no está seguro si los síntomas requieren atención médica.
  • Nunca use los medicamentos que sobren. Por ejemplo, los farmacéuticos algunas veces proporcionarán más medicamento líquido de lo necesario en caso de que se derrame una porción del medicamento o si se mide de manera incorrecta. Si queda líquido sobrante después de que su hijo complete el curso de tratamiento, descártelo. Para medicamentos que se tomen según sea necesario, esté pendiente de la fecha de vencimiento para asegurar que no dé un medicamento que ya venció.
  • Nunca dé a su hijo medicamentos que se le prescribieron o recetaron a otra persona, ya sea adulto o niño. Aún si dos personas tienen la misma enfermedad, podrían requerir diferentes medicamentos con diferentes dosis e indicaciones.
  • Nunca dé a un niño un medicamento para adultos.
  • No dé a su hijo dos tipos de medicamentos con los mismos ingredientes.
  • Si compra medicamentos de venta libre, verifique que el empaquetado del medicamento no presente signos de manipulación y no use medicamentos en paquetes cortados o rasgados. Asegúrese de verificar la fecha de vencimiento también.
  • Desarrolle una relación con un farmacéutico local para que los antecendentes médicos de su familia estén en una ubicación central. Consulte con su farmacéutico si tiene preguntas acerca de cualquier medicamento, incluyendo información acerca de posibles efectos secundarios o reacciones.

Cómo administrar los medicamentos a niños

Al salir de la farmacia, necesitará tomar varias precauciones. Primero, verifique que tenga la receta correcta. Muchos frascos de medicamentos y recetas se ven iguales, por lo tanto asegúrese de que el nombre de su hijo esté en la etiqueta y que sea el medicamento que el médico recomendó o recetó.

Sea sumamente cuidadoso al tomar el medicamento del botiquín o gabinete por la noche, es fácil tomar el frasco equivocado si tiene sueño.

Lea todas las indicaciones. Los medicamentos de venta libre y de receta por lo general se distribuyen con información impresa sobre los efectos secundarios comunes y las indicaciones adicionales sobre cómo tomar el medicamento. Asegúrese de leer toda la información detenidamente antes de comenzar a tomar el medicamento y llame al médico o al farmacéutico si tiene preguntas.

¿Se toma con o sin alimentos? Todos los medicamentos recetados tienen etiquetas o indicaciones sobre cómo tomarlos. Por ejemplo, "tomar con alimentos o con leche" significa que el medicamento puede causar molestias en el estómago vacío o que los alimentos pueden mejorar la absorción. En este caso, su hijo deberá comer un bocadillo o una comida justo antes o después de tomar el medicamento.

Otra indicación común para medicamentos recetados es "tomar con el estómago vacío", en cuyo caso su hijo deberá tomar el medicamento una hora antes de una comida, o dos horas después, puesto que los alimentos pueden prevenir que el medicamento funcione de manera adecuada o podrían retrasar o reducir su absorción. Algunos medicamentos interactúan con ciertos alimentos o nutrientes, como productos lácteos, por lo tanto asegúrese de verificar las indicaciones adicionales en la etiqueta.

La etiqueta puede indicar si debe agitar un medicamento líquido antes de usarlo de manera que sus ingredientes activos se distribuyan equitativamente.

Indicación adicional

La dosis correcta. Administrar la dosis correcta es importante puesto que la mayoría de los medicamentos deben tomarse en una cierta cantidad y a ciertas horas para que surtan efecto. La dosis se escribirá en la etiqueta del medicamento recetado o en medicamentos de venta libre, deberá estar impresa en la información escrita dentro del paquete, en la caja del producto o en la etiqueta del producto.

En general, tome precauciones al administrar medicamentos de venta libre a niños pequeños. No se recomienda el uso de medicamentos para tos y resfríos a niños menores de 6 años debido a los posibles efectos secundarios posibles. Consulte con el médico si tiene preguntas.

Puede administrar un medicamento de diferentes maneras y la mejor opción depende de la edad y la voluntad de su hijo para tomar el medicamento. Los bebés quienes aún no pueden tomar de una taza, intente usar una jeringa de dosificación calibrada que permite administrar el medicamento en la boca del bebé, para que sea menos probable de que lo escupa. Tenga cuidado al usar una jeringa: muchas vienen con una pequeña tapa en el extremo que puede causar peligro de atragantarse. Almacene la jeringa de medicamentos en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños.

Otras opciones para niños pequeños son goteros de plástico; cucharas dosificadoras cilíndricas (tienen un mango largo para que los niños la tomen con más facilidad); y, si su hijo puede beber una taza con facilidad sin derramarla, las pequeñas tazas dosificadoras que vienen con muchos medicamentos se pueden usar.

Algunos dispensadores de medicamentos tienen un diseño semejante al chupete y son efectivos con bebés y niños pequeños. El medicamento se coloca en una pequeña taza de medir adjunta a un chupete y luego se da el chupete al bebé para que lo chupe; la mayor parte del medicamento escapa las papilas gustativas y traga el medicamento fácilmente.

Independientemente del método que use, es importante que su hijo tome todo el medicamento cada vez que le toque tomarlo.

Nunca use cubiertos de mesa o de cocina para medir el medicamento porque no proporcionan medidas estándares. Mejor visite su farmacia local para encontrar un dispositivo de medición diseñado para administrar dosis de medicamento adecuados.

"Tiene un sabor desagradable"

Intente estas sugerencias para lograr que los niños tomen de buena voluntad los medicamentos "de muy mal sabor"

  • Algunos niños podrían preferir el medicamento frío, pero la refrigeración podría alterar la efectividad de algunos fármacos. Consulte con su farmacéutico para saber si es seguro enfriar el medicamento en la nevera.
  • Mezclar el medicamento con una pequeña cantidad de líquido o con alimentos blandos (como puré de manzana o yogur) podría hacerlo un poco más sabroso. Use solamente una pequeña cantidad del alimento y asegúrese de que su hijo coma toda la porción para recibir la dosis completa del medicamento. Evite mezclar un medicamento en un biberón: si un bebé no se acaba el biberón, tal vez no reciba la dosis completa. Consulte con el farmacéutico para asegurar que la efectividad del medicamento no se alterará al mezclarlo con alimentos o líquidos.
  • Si usa una jeringa, intente administrar el medicamento (un poco a la vez) en el interior de la mejilla del niño, donde no hay papilas gustativas.
  • Si su hijo tiene dificultades para tragar un medicamento en comprimido o cápsula, tal vez pueda molerlo y mezclarlo con un alimento blando (como pudín o puré de manzana). Sin embargo, siempre consulte con el farmacéutico antes de moler un comprimido o abrir una cápsula ya que se puede alterar la efectividad de algunos fármacos al molerlas.
  • Algunas farmacias ofrecen saborizantes como chocolate, cereza, uva y chicle para lograr que los fármacos como antibióticos y jarabes para la tos sean más sabrosos para los niños. Solo una pequeña cantidad de saborizante es necesaria para disfrazar el sabor. Aunque los que apoyan los saborizantes agradables dicen que pueden ser un incentivo para un niño que debe tomar medicamentos con regularidad, otros expertos opinan que los químicos en los saborizantes podrían disminuir la efectividad del fármaco. Solicite más información al médico o farmacéutico acerca de la seguridad de los saborizantes con medicamentos, especialmente si su hijo padece de alergias a ciertos colorantes o endulzantes.

Precaución

Nunca intente convencer a un niño que no quiere tomar el medicamento al decirle que es un dulce o golosina. Esta estrategia puede resultar contraproducente y un niño puede tomar accidentalmente una sobredosis al consumir por error un medicamento peligroso creyendo que es una dulce sabroso. En cambio, explique que el medicamento va a hacer que se sienta mejor, pero que nunca deberá tomarse sin supervisión del padre o de la madre.

Si su hijo escupe o vomita el medicamento, no le dé otra dosis, llame a su médico para obtener instrucciones.

Efectos secundarios

Después de dar a su hijo una dosis de medicamento, esté pendiente de los efectos secundarios o reacciones alérgicas. El farmacéutico o el empaquetado del producto puede advertirlo sobre efectos secundarios específicos, como somnolencia o hiperactividad.

Si su hijo presenta efectos secundarios como erupción en la piel, urticaria, vómito o diarrea, comuníquese con el médico o farmacéutico. La penicilina y otros antibióticos son los fármacos recetados más comunes que causan reacciones alérgicas.

Si su hijo desarrolla respiración con silbido, dificultad para respirar o dificultad para tragar después de tomar un medicamento, solicite ayuda de emergencia llamando al 911 o vaya al departamento de emergencias de inmediato. Podrían ser síntomas de una seria reacción alérgica que requiere de cuidados de emergencia.

Almacenamiento seguro

Necesitará ser tan cuidadoso en cuanto al almacenamiento de medicamentos como lo es en cuanto a la administración de la dosis correcta. Lea las indicaciones del medicamento, algunos fármacos necesitan mantenerse refrigerados, pero la mayoría deberán almacenarse en una ubicación fresca, seca y fuera de la luz solar directa.

A pesar de la comodidad del gabinete de su baño, es una mala opción para almacenar la mayoría de los medicamentos debido a la humedad de la tina o de la regadera. En lugar de ese lugar, almacene medicamentos en sus contenedores originales en una ubicación seca y bajo llave fuera del alcance de los niños.

Las tapas resistentes a niños pueden ser difíciles de abrir aún para los adultos, pero asegúrese de proteger a sus niños nuevamente cerrando y sellando de manera apropiada los frascos resistentes a niños.

Eliminación segura

Al eliminar los medicamentos, asegúrese de que se mantengan fuera del alcance de los niños y que no contaminen el ambiente. Tenga en cuenta estas sugerencias:

  • Rompa los comprimidos o cápsulas y devuélvalos a su frasco. Recuerde de volver a colocar la tapa resistente a niños. Luego asegure el frasco aún más, por ejemplo, con cinta adhesiva o encerrándolo en una bolsa, antes de desecharlo finalmente en un basurero que esté fuera del alcance de los niños.
  • Devuelva los medicamentos a una farmacia local. Muchas farmacias aceptan los fármacos vencidos. Sin embargo, cada farmacia tiene una diferente política en cuanto a los medicamentos antiguos o sin usarse, por lo tanto comuníquese con su farmacia con anticipación para saber si los aceptarán.
  • Las instalaciones locales de recolección de desechos peligrosos del hogar a menudo aceptan medicamentos vencidos. Estos son los lugares donde se llevan anticongelante, aceite y baterías usadas para desecharse adecuadamente. Como en las farmacias, cada instalación tiene una política diferente en cuanto a medicamentos sin usar, por lo tanto llame antes.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2011



Related Resources

Web SiteInstitutos Nacionales de la Salud
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteMiPlato Usted encontrará una gran cantidad de sugerencias que puede ayudarle a empezar una dieta saludable.
Web SiteSociedad Americana del Cancer
Web SiteInstituto Nacional del Cancer
Web SiteComo Alimentarse y Mantenerse Activo Durante Toda la Vida: Consejos para la futura mama
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteAsociacion Americana de la Diabetes
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental


Related Articles

El peligro del mal uso de los antibióticos Los antibióticos, utilizados por primera vez en la década de 1940, constituyen sin duda uno de los grandes avances de la medicina. Pero su uso abusivo ha dado lugar al desarrollo de bacterias que no responden a los antibióticos que antes eran eficaces.
Conozca la historia médica de su hijo Si su hijo cae enfermo o se lesiona y necesita ir a Urgencias, los médicos, enfermeras y el personal paramédico tendrán muchas preguntas que hacerle sobre su historia médica. Y, aunque usted conozca todas las respuestas en un momento de calma, hasta el padre más organizado puede no ser capaz de recordar los detalles de la historia médica de su hijo en una situación estresante.
Evitando envenenamientos Desde los fertilizantes hasta los anti-congelantes, medicinas y maquillaje, existen objetos que pueden envenenar dentro de nuestros hogares.
Precauciones a prueba de niños para prevenir accidentes caseros ¿Cuándo fue la última vez que gateó sobre el suelo de su casa apoyándose sobre sus rodillas y sus manos? Probablemente nunca más desde que dejó de ser un niño. Tan extraño como puede resultar oirlo, quizás debería volver a intentarlo. El entorno que nos rodea diariamente es nuevo y digno de exploración a los ojos de los más jovenes, razón por la que es crucial que se arrodille a gatear y vea las cosas desde la perspectiva de sus hijos(as) pequeños.
Medicamentos de alivio rápido Los medicamentos de alivio rápido son un tipo de medicamento que utilizan las personas con asma para aliviar los síntomas de esta afección (como resuello, tos y falta de aire) o para tratar un ataque de asma.
Medicamentos de control Muchas personas que padecen asma necesitan tomar medicamentos a diario para controlar su afección y evitar la aparición de síntomas.
Abuso de los medicamentos para la tos y el resfriado el consumo de medicamentos para resfriados como droga no es una práctica nueva entre los adolescentes. Los botiquines han sido saqueados por décadas para obtener drogas de forma rápida, barata y, lo más importante, legal. Pero la reciente cobertura que se ha hecho sobre esta práctica peligrosa y potencialmente mortal del consumo de una dosis excesiva de medicamentos para la tos y el resfriado ha puesto a los padres, los maestros y las salas de emergencias en alerta.




Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.



 

Upcoming Events

Join the Dayton Children's Air Force Marathon Team and run for kids who can't September 20, 2014.

Car Seat Safety Check

The Fuel the Miracles Car & Bike Show will take place September 27 at the Moraine Walmart.

Learn about healthy lifestyles including exercise and nutrition!

View full event calendarView full event calendar

Health and Safety

Your child's health and safety is our top priority

Accreditations

The Children's Medical Center of Dayton Dayton Children's
The Right Care for the Right Reasons

One Children's Plaza - Dayton, Ohio - 45404-1815
937-641-3000
www.childrensdayton.org